20 Domingo después de Pentecostés

 

Escrito desde una mirada inclusiva por Norberto Rasch

Himno

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

Oh Señor ningún dios puede compararse a ti, nadie es santo ni grande como tú. ­ ¡Eres digno de alabanza!   (Éxodo 15,11)

Oficiante: ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Opción 2: (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor en nosotros existe una gran contradicción. Bajo su imperio sufrimos. Por un lado sabemos que el sentido de nuestra vida está en que podemos confiar en ti y que podamos confiar en nuestro prójimo.

Por otra parte nuestra existencia discurre en un mundo de sospechas y desconfianzas.

Todo comienza porque no confiamos de corazón en tus promesas. No tomamos en serio la promesa de que tú lograrás el cambio en los corazones de piedra de los hombres, comenzando por el nuestro.

Señor nos hemos alejado peligrosamente de ti, tiéndenos una vez más tu mano.

O: ¡Señor, ten piedad…!

R:

  Opción 1 (lit.  antigua):   Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de  nosotros. Dios ten piedad de nosotros

Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

“Si nuestro corazón nos acusa de algo, Dios es más grande que nuestro corazón” (1ª Juan 3,20)

O: Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad. Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Padre, te agradecemos por este culto. Permite que sintamos tu presencia y cercanía y que nuestros corazones se alegren. Ayúdanos a superar en este momento todo lo que nos pesa y agobia. Traspasa los muros que hemos construido a nuestro alrededor.

Acércate a nosotros como comunidad y a cada uno como hijo tuyo.

Que tu Palabra sea para nosotros como el agua fresca del manantial.

Amén

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 99

Exodo 33, 12 – 23

1 Tesaloniscenses 1, 1 – 10

Mateo 22, 15 – 22

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor me conozco bastante bien. Todos tenemos nuestras experiencias, hemos acumulado ese conocimiento de la vida, lo hemos hecho sobre nosotros mismos y sobre los demás. Porque nos conocemos a nosotros y entre nosotros, no terminamos de comprender que a pesar de todo Tú nos amas. No comprendemos que te seamos tan importantes que hasta tu vida has ofrendado por cada uno en la cruz a la que has llevado todas nuestras miserias.

Estamos conmovidos cuando escuchamos que tu misericordia no encuentra límite ante ninguna persona, y que tienes buenas intenciones aún con personas que entre ellas se odian.

Estamos conmovidos por tu gracia. Nos avergüenza a la vez de comprometernos, ya que entre nosotros actuamos en forma desgraciada. Ayúdanos a que nuestro corazón se contagie de tu don y aprendamos a convivir según tus preceptos.

Cada día que vemos nuevamente la luz, es un regalo de tu mano. Pero los días no son buenos para todos por igual. Por ello te pedimos:

Acompaña y fortalece a los que están pasando una crisis que les dificulta el camino. Para los que tienen mejor pasar de momento, muévelos al agradecimiento y a compartir su buen ánimo. A todos danos la creatividad necesaria como para mejorar un poquito nuestros días.

Lejos en el mundo, pero cerca muy cerca nuestro hay niños, mujeres y hombres de todas las edades que tienen hambre, falta de salud, trabajo y educación. Están sumidos en una total miseria y emergencia. Apiádate de ellos y muéstranos caminos posibles para remediar tanta angustia. Danos fuerza para comenzar hoy, y aquí nomás, a la vuelta de la esquina.

Te pedimos por este planeta y por esta raza humana tan sacudida por guerras y agresiones. Esta humanidad que ha sido capaz de generar ideologías y sistemas económicos perversos. En este sistema la gran mayoría son cautivos, pero a diferencia de la antigua esclavitud, no saben quién es su amo. Permite que en medio de esta maraña social te reconozcamos siempre como Señor pero Señor que nos libera y conduce a verdes pastos, aún por el valle de tinieblas.

Finalmente deseamos interceder por las personas con las que cada uno comparte el techo. Familiares y amigos. Permite que encontremos las palabras amigables y que la actitud de servicio inspirada en ti esté siempre presente. Permite que estas actitudes se hagan extensivas en la vecindad, en el trabajo, en los colegios y aquí, entre nosotros, tu congregación. Permite que siempre podamos compartir nuestras diferencias de frente y con sinceridad, que lo hagamos sin lastimar ni perjudicar. No permitas que dejemos de reconocer al otro, más allá de que piense diferente.

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno