“Alegría de ser tu testigo”: fue ordenado Michael Nachtrab

 

Además del Pastor Presidente de la IERP Leonardo Schindler, participaron en la lectura bíblica e imposición de manos Anibal Schwitzer (tesorero de la congregación), Bruno Maehler (vice-presidente y tutor del vicariato), Carmen Sperluk (lider de mujeres) y Claudia Sanchez (esposa de Michael). Foto: Karina Arntzen

COLONIA AURORA / Argentina | IERPcomunica – Con la participación de las Comunidades Unidas del Río Uruguay, autoridades distritales y de la Junta Directiva de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP), este domingo 16 de febrero de 2020 fue ordenado en Colonia Aurora el Pastor Michael Nachtrab. El flamante ministro de la IERP nació en Alemania y optó por el Río de la Plata para finalizar su formación y desarrollar su ministerio. La predicación estuvo a cargo del pastor presidente de la IERP Leonardo Schindler, que reflexionó sobre el ministerio y el testimonio de Nachtrab, especialmente en lo referido a la lucha por los “Ríos Libres”, en el Alto Uruguay misionero.

La celebración se realizó en el templo más grande de la congregación con la liturgia a cargo del flamante pastor Michael Nachtrab. Durante la predicación, el pastor presidente tomó los textos de Deuteronomio 30, 15 – 19 “hoy he puesto delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal… elije pues la vida” y el sermón del monte de Mateo 5, en el que llamó a no odiar al hermano y a la hermana, sino ir siempre a la reconciliación. Además, hizo énfasis en que “el cumplimiento de la Ley no pasa solamente por no hacerlo, sino básicamente por la misericordia”. Por otro lado Schindler fue relacionando la Palabra de Dios con los ríos libres, algo muy importante durante el vicariato de Nachtrab, que fue protagonista en toda la lucha anti represa en la región, fortaleciendo los lazos con la Iglesia Evangélica de Confesión Luterana en Brasil (IECLB) y la Diócesis católica brasileña de “Santo Angelo”. También participó de la liturgia el diácono Rubén Mohr de la Congregación Evangélica de Puerto Esperanza y el pastor Claudio Schvindt de la Congregación Evangélica Río de la Plata – Leandro N. Alem. Por otro lado, estuvo presente la Dra Karina Arntzen, integrante de la Junta Directiva de la IERP.

“Fue muy emotivo haber llegado hasta aquí y recibir el cariño de muchísima gente que pudo estar y otros que no pudieron hacerlo, porque  saber que en otros lugares hay lugares hermanos y hermanas que caminan al lado mío me da fuerzas para hacerme cargo de este mandato”, analizó Nachtrab, que él mismo definió como “sinodalidad”, consistente en “caminar juntos el mismo camino que va marcando el resucitado, más allá de de estar lejos o cerca”. Para Nachtrab y su familia el culto fue también emotivo porque es un tiempo de despedida de la congregación, ya que ha sido designado a acompañar pastoralmente a la Congregación Evangélica del Alto Paraná en Paraguay. “Fue un momento de muchas lágrimas, porque ha sido un lugar en el que estuvimos cinco años con Claudia y en gran medida la valoración también pasa por lo que ella hizo al lado mío y conmigo.

“Ser ministro ordenado para mi significa tal como dice el canto, la alegría de ser testigo de un Dios que es bastante diferente a lo que el mundo quisiera que fuera, porque deja su trono para vivir en medio de su pueblo, un pueblo de ex esclavos y desde allí, una y otra vez, elige esos lugares para ser encontrado en las oscuridades”. En ese mismo sentido, analizó que en esa tensión entre la alegría de ser testigo y sentir la responsabilidad por hacerlo, la tarea “es sembrar a rolete y no escatimar la semilla de la buena nueva de su reconciliación, la justicia de Dios y su misericordia”, puntualizó.

Michael Nachtrab nació en Hersbruck provincia de Baviera, Alemania; donde vivió toda su niñez y juventud hasta los 19 años, cuando decidió hacer un año de servicio alternativo al servicio militar obligatorio. Ésta práctica la desarrolló a través del Movimiento Ecumenico por los Derechos Humanos (MEDH) en Villa Itatí junto a las hermanas franciscanas de Quilmes, Argentina y medio año en Tucuman en Lastenia, donde nació su vocación pastoral. En ese momento entendió que era lógico estudiar teología en Argentina, lo que no pudo darse en un primero momento y tuvo que empezar su formación en Erlangen, Alemania y luego continuar en el ex ISEDET, decidiendo además quedarse en el Río de la Plata para realizar su pastorado en la región. Conoció a Claudia su esposa en Tucumán, con quien contrajo matrimonio en 2013, trabajó en Casa San Pablo como estudiante de teología y realizó su vicariato durante 5 años en el Alto Uruguay misionero.