Casa San Pablo empieza el año renovada

 

Niños y niñas en una actividad en la Casa San Pablo. Foto: Matías Flores

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – El equipo de Casa San Pablo se está reorganizando y planificando el nuevo año. La coordinadora Patricia Ramírez y el vicario Raúl Müller junto al monitor de la Fundación Protestante Hora de Obrar compartieron ideas y líneas de trabajo. Junto al cambio de contexto se renueva la mayor parte del equipo. La coordinación se propuso incentivar vínculos entre educadores, las niñas y los niños, adolescentes, jóvenes, enfatizando la contención y el seguimiento.

En este aspecto, el trabajo espiritual es fundamental para acompañar a las familias del barrio. La idea es ofrecer talleres variados y esporádicos en diferentes temas, integrados al espacio educativo del centro de día. La expectativa es fortalecer el trabajo con mujeres, muchas madres de las «pibas» y los «pibes» que participan en Casa San Pablo. El desafío es seguir siendo iglesia en el barrio a pesar de la adversidad y seguir convocando a la esperanza y el compromiso no solo porque todos y todas tenemos derecho a vivir mejor sino porque Dios también soño su reino para todos y todas.

El grupo de jóvenes de Casa San Pablo colabora como catequista en el trabajo con las niñas y los niños, adolescentes y jóvenes. Comienza preparando un desayuno con devocional donde comparten la mesa y lo que les pasa a las niñas y los niños. Es muy conmovedor ir por la calle y que niñas y niños se acerquen preguntando: “¿Hoy hay San Pablo?”. La catequesis de la “Escuelita bíblica” está integrada a la propuesta de la casa.

El grupo de catequesis cuenta sus experiencias, recuerda situaciones en las que niños y niñas fueron cambiando sus actitudes, su lenguaje, y la importancia de tener siempre alguien dispuesto a sentarse a escuchar lo que sienten, lo que viven, lo que sufren, y eso que los y las pone así… Esas situaciones son los temas que trabajan en la catequesis. La propuesta es que las chicas y los chicos jueguen con elementos de las historias bíblicas para que vivan esas historias y puedan encontrarse con Jesús en su propia historia, en su barrio, en su familia, entre sus amigos y amigas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *