Celebración por el mes de la Biblia enfatizó su importancia y vigencia en el contexto del Bicentenario Argentino

 

mes-de-la-biblia
Durante el acto celebración por el mes de la Biblia. Foto: Daniel Favaro

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – Bajo el lema “La Biblia en el Bicentenario: su influencia, vigencia y proyección”, el 15 de septiembre se realizó el acto celebración por el Día Nacional de la Biblia, una actividad que se viene desarrollando desde hace varios años en la Argentina. En este caso, contó con la organización de la Comisión Ecuménica de Iglesias Cristianas en la Argentina (CEICA) y la Sociedad Bíblica Argentina.

Con la presencia de varias Iglesias, se realizó en las instalaciones de la Cancillería Argentina, un nuevo acto por el Día Nacional de la Biblia. Durante el acto se compartieron algunas conclusiones de un estudio documental acerca de la influencia de la Biblia en la cultura argentina así como palabras del Presidente de CEICA, Obispo Frank de Nully Brown, y del Director Ejecutivo de la Sociedad Bíblica Argentina, Ruben del Ré, entre otros oradores. De dicho evento participaron por la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP), la Secretaria General, pastora Sonia Skupch, y el Asistente del Área de Ecumenismo, Magister David Cela Heffel.

Las actividades que suelen ilustrar y dar contenido al mes de la Biblia, han sido muy dispares a lo largo de los años. Hay localidades en las que no se le da tanta importancia, mientras que otras logran coordinar disertaciones, talleres, jornadas infanto juveniles, ventas promocionales de ejemplares de la Biblia, hasta los más osados que han llegado a construir monumentos dedicados a las sagradas escrituras.

La elección del mes de septiembre tiene que ver con una coincidencia de hechos históricos. En la Iglesia católica se celebra a San Jerónimo, quien tradujo la Biblia del griego y hebreo al Latín. Por otro lado, el siglo XVI apareció por primera vez la traducción al español de la llamada Biblia del Oso, atribuida a Casiodoro de Reina. Ese mismo texto, que luego fue revisado por Cipriano de Valera, dio lugar al surgimiento de una de las traducción más emblemática de la Biblia para el mundo evangélico, la Reina Valera.