Cuarto domingo de Pascua

 

Escrita por Norberto Rasch desde una perspectiva inclusiva

Himno

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

 

Alabemos juntos y a una voz la grandeza del Nombre del Señor. “Alabado sea el Nombre del Señor desde oriente a occidente”. (Salmo 34,3; 113,3)

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al

                              principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos.

                              Amén.

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor casi como una denuncia nos suena el nombre del domingo de hoy en el calendario eclesiástico. “ESTEN ALEGRES”, llenos de júbilo. Que poco se demuestra en la práctica diaria de nuestra vida esta alegría inspirada en tu presencia.

¿Porqué están nuestras caras siempre tan serias y nuestras miradas tan infelices?. ¿Por qué estamos siempre tan susceptibles, tan tensos y nerviosos? Este cuadro no se condice con nuestra Confesión de fe que, de llevarla puesta debería hacernos personas decididamente alegres.

Cuántas veces hemos tenido la oportunidad de vivir esa alegría como testimonio y hemos preferido sumarnos al mal humor general, porque resulta más fácil sumarse a la masa que dar testimonio frente a ella.

Señor enséñanos a serte más fieles y a confiar en tus promesas y fortalecernos a la hora de las pruebas para que no fallemos una vez más…

O:                  ¡Señor, ten piedad…!

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros.                            

                              Dios ten piedad de nosotros.

Opción 2 (ver en):                 Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

Quien cree que Dios es todopoderoso ya no se siente abandonado porque el anuncio del perdón deja de ser anuncio y pasa a ser realidad en cada uno. La ayuda que ha experimentado la puede trasmitir a otros. Esta experiencia promueve alegría y entonces podemos decir a viva voz: Alabaré a Dios mientras viva…

O:                  Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad.

                              Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Señor te damos gracias por habernos regalado este domingo que pone una barrera a la intranquilidad de nuestras vidas. Podemos tomar aire de las presiones, de los desafíos diarios que implica llevar alimentos, vestido educación y salud a nuestras casas. Esto se pone cada vez más difícil. En este culto, aquí entre hermanos te pedimos poder encontrarnos contigo, entre nosotros y cada uno en su propia intimidad con su ser a fin de no perder tu camino en esta cruel lucha diaria a que la sociedad en la que vivimos nos arrastra, a veces ya no por la dignidad del ser sino por la mera subsistencia. Permítenos corregir el rumbo y a fortalece nuestros pasos.

Con gusto hubiésemos dejado fuera nuestros miedos, pero están tan pegados a nosotros que se colaron una vez más y aquí están, junto a nosotros. Ya son tan constantes que sin ellos nos sentimos incompletos.

Señor, tenemos cargas sobre nuestras espaldas, pero nos enseñas y ayudas a llevarlas. Queremos aceptar con gratitud esta ayuda que viene de tu mano y te pedimos que nos ayudes a amar esta vida.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 118, 1. 8 – 9. 21 – 23. 28 – 29

Hechos 4, 1 – 12

1 Juan 3, 1 – 2

Juan 10, 11 – 18

 

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):            Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor te pedimos que no nos invada un espíritu pesimista, que tomemos nota de que tenemos muchísimos más motivos para estar alegres que para estar en pena; que tenemos muchos más motivos para luchar que para resignar. Es que sobre cada uno de nosotros está la promesa de tu fidelidad y tu protección. A cada uno lo has llamado por su nombre en el bautismo y nombrado heredero de tu Reino. Tú eres nuestro Padre y nosotros queremos ser hijos dignos.

Danos ojos atentos para reconocer las riquezas y bendiciones con que nos colmas a diario:

Seres humanos alegres y bienintencionados, pequeñas cosas de todos los días que son motivo de alegría, buenos pensamientos e ideas, problemas que podemos resolver. Por tu presencia.

Por la democracia a pesar de sus falencias, el poder elegir nuestras autoridades.

Por ser parte de esta Iglesia y esta congregación.

Por todas estas cosas y tu amor sin límites. Por nuestro inmerecido perdón que una y otra vez alivia nuestras almas.

Señor somos inmensamente ricos.

Ahora comienza una nueva semana en la que no siempre iremos a trabajar con gusto porque el salario no es justo o porque las condiciones no son buenas. Nos encontramos en estos días con personas que no son de nuestro agrado, que no nos caen bien. Permítenos emplear la fuerza que hoy hemos recibido de ti para cambiar en lo que a nosotros respecta, estas situaciones.

Permítenos ser portadores creíbles de tu mensaje y que la relación que podamos sostener con quien se acerca a nosotros sea el mejor testimonio de nuestra fe. Ayúdanos a la comunicación fluida y edificante con nuestra pareja. Con nuestro interlocutor casual ayúdanos a tener paciencia y enséñanos a escuchar antes de hablar. Permite que demos ejemplo a nuestros niños. Que estemos siempre dispuestos a pesar de nuestras cargas, a dar consuelo al afligido, tomar sus manos y orar con él.

Para todo esto, para toda buena intención que haya surgido en este culto te pedimos la fuerza de tu Espíritu Santo. Queremos ser una comunidad digna de ti, queremos podernos llamar Cristianos.   

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno