Décimo noveno domingo después de Pentecostés

 

Escrita por Norberto Rasch desde una mirada inclusiva

Himno

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

De la carta a los Hebreos, viene a nosotros esta noticia:

“Para acercarse a Dios uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que le buscan” (Hebreos 11,6b)

 

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor nuestro Dios, te agradecemos de que podamos buscarte. Eso nos da fuerza en la vida, y no nos apartamos de ti, pues no te escondes de nosotros.

Pero por lo general recién comenzamos esa búsqueda, recién la intensificamos cuando las cosas nos van mal y estamos en un callejón sin salida. Por lo general pensamos primero en nosotros antes de dirigir nuestra mirada a ti. Por lo general confiamos primero en nuestro saber, en nuestra experiencia antes de confiar en ti.

Por todo eso Padre, no nos des en la medida que nosotros merecemos, sino perdónanos por tu gracia y por los merecimientos que ha hecho Jesús el Salvador en la cruz, a la que fue llevado por cada uno de nuestros pecados.

O:               ¡Señor, ten piedad…!

R:

  Opción 1 (lit.  antigua):   Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de  nosotros.                             Dios ten piedad de nosotros

Opción 2 (ver en):         Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

“El pago que da el pecado es la muerte, pero el don de Dios es vida eterna en unión con Cristo Jesús, nuestro Señor”.  (Romanos 6,23)

O:              Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad. Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Amado Dios, tus palabras llenas de consuelo nos traen a la conciencia de que nuestro alejamiento de ti no implica que tú no nos vayas a buscar una y otra vez, que nos alcances y nos invites a regresar. No deja de ser sorpresa para nosotros y es motivo de constante alegría y nos mueve a la adoración. Por eso es que estamos contentos en este momento, por eso es que nuestro corazón se ha aquietado y dispuesto para escuchar tu Palabra que es Palabra de Vida. No permitas que de este culto nos vayamos sin la certeza de cada palabra dicha, fue palabra para cada uno en particular.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 106, 1 – 6; 19 – 23

Éxodo 32, 1 – 14

Filipenses 4, 1 – 9

Mateo 22, 1 – 14

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor líbranos de lo que sucede tantas veces en nosotros, que luego del culto, las cosas en nuestra vida sigan el mismo rumbo que antes de empezar. Sabemos que el día de mañana es distinto, estaremos en nuestras tareas y en ellas no siempre es fácil poner en práctica aquellas cosas que hoy nos proponemos. Sabemos Señor que lo lograríamos si tu nos ayudas, si nos acompañas. Por ello, tómanos de la mano y guíanos.

Genera en nosotros, con tu Espíritu la verdadera hermandad en Jesús y que se fortalezca en nosotros la disposición de hacer las cosas bien y con amor hacia ti.

Bendice a todas aquellas personas que en su oficio se dedican a los demás, a las enfermeras y médicos, misioneros y servicios públicos en los que por ayudar se arriesga la propia vida. Permite que todos quienes estén al servicio del prójimo, no les falte la fuerza necesaria para la tarea.

Te pedimos por aquellas personas que tienen poder y que dirigen a pueblos y naciones, sus economías y sus destinos. Muéstrales con claridad que ese poder lo deben poner en el servicio a sus dirigidos.

Muéstranos a nosotros medios y caminos para llevar tu Buena Nueva a los confines de nuestra ciudad y de nuestro país. Ayúdanos a educar a nuestros niños y jóvenes con fe hacia ti. Te encomendamos nuestros matrimonios y nuestra pareja, nuestros niños y nuestras familias. Donde en ellas hay discordia incomprensión o cansancio en la convivencia, bendice con la presencia de tu Espíritu a fin de que se encuentren caminos posibles de transitar.

Traemos a tu presencia a los enfermos… a los solitarios…y a los excluidos de nuestra comunidad. Muéstranos los caminos para llegar a ellos dejando de lado temores y orgullos. Tu no separas a nadie de la comunidad, los que se alejan lo hacen porque no pudimos poner en práctica tu propuesta. Permite que de esto tomemos conciencia y que obremos en consecuencia.

Te encomendamos a aquellos que en nuestro corazón tienen un lugar especial y que están lejos. Permite que en ti los sintamos cerca, protéjelos y bendícelos.

Todo esto y mucho más te pedimos en el Nombre del Señor cuando oramos…

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno