Décimo segundo domingo después de Pentecostés

Escrita por Norberto Rasch desde una perspectiva inclusiva

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

“Dios es amor y quien queda en el amor queda en Dios y Dios en el” (1° Juan 4,16b)

La trascripción del concepto amor desde un idioma africano dice:

…mi corazón arde por ti, y esto no es otro que el significado y contenido de la Buena Nueva: El corazón de Dios arde por nosotros.

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Dios y Padre, queremos reconocer ante ti nuestras culpas. Lo hacemos puesto que tú mismo nos animas a hacerlo. Pero, ¿qué decir?… reconocemos

…que todos los días quedamos en deuda con tantas personas

…que nuestro amor propio es más grande que el amor al prójimo

…que al que es distinto a nosotros no nos preocupamos en comprenderlo, más bien lo condenamos

…que como personas y como congregación reflejamos poco de aquello en que decimos tener fe y que como tal confesamos

…que nuestras opiniones son faltas de amor, nuestra fe floja y nuestra confesión vergonzosa

Todo esto te lo podemos confesar y mucho más, y no son solo palabras.

Quédate con nosotros a pesar de todo y llena nuestros corazones de ardiente amor…

Dios ten piedad de nosotros… (o canto opcional)

O: ¡Señor, ten piedad…!

R:

   Opción 1 (lit.  antigua):   Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de  nosotros. Dios ten piedad de nosotros

 Opción 2 (ver en):         Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

El amor de Dios, expresados en la entrega de su propio Hijo para sellar un nuevo pacto, no excluye a nadie que llega con sincero arrepentimiento a Él.

 

O: Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad. Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Señor siempre pensamos en pequeño cuando en ti pensamos y es por ello que nos dejamos avasallar por los compromisos diarios que conllevan problemas.

Te pedimos que en este culto el encuentro contigo nos traiga alegría.

Y tranquilidad para poder comprender tu palabra. Permítenos experimentar que tu palabra nos ayuda y libera. Eres nuestra roca y salvación.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 124

Éxodo 1, 8 – 2, 10

Romanos 12, 1 – 8

Mateo 16, 13 – 20

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

 Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor cuando nos retiremos de este lugar: Déjanos partir con la certeza de que tu amor nos acompaña, no solo hoy en este día especial, sino todos los días.

Déjanos experimentar testimonios que nos permitan ver una vez más de que no pasas por alto a los amargados y a los desengañados, que no abandonas a los que de esta vida ya nada esperan, de que no pasas por alto a nadie con tu amor tampoco a cada uno de nosotros.

Tú sabes lo que cada uno lleva como carga, lo sabes mejor que nadie, y de algunas cosas, eres el único que lo sabe. Pero no permitas que nos encerremos en esas situaciones y que las traigamos como queja ante otros, sino anímanos una y otra vez a traerlas ante ti para encontrar así la fuerza para enfrentarlas. Lo hacemos por nuestras cargas, pero también por las de muchos otros.

Te pedimos que bendigas a madres y padres que a diario deben procurar alimento, salud y educación para sus hijos. Permite también que encuentren tiempo para el abrazo cariñoso, para jugar y hablar con ellos.

Acompaña a todos aquellos que se preocupan por desarrollar fuentes de trabajo dignas.

Tú conoces las crisis que se generan en la convivencia diaria, en los lugares de trabajo, en los lugares de entretenimiento y en las familias. Bendice esos lugares con tu presencia para evitar discusiones y envidias.

Señor acompaña a aquellos que buscan trabajo y quienes lo encuentran por primera vez. Pero da fuerzas a quienes buscan y buscan y no encuentran.

Señor tu mismo has pasado por penurias, sufrimiento y dolor. Tu mismo te has sentido abandonado. Es por ello que recurrimos continuamente a ti sabiendo que nos escuchas y comprendes.

Amén

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓn

Amén, amén, amén

Himno