Domingo 26 de abril

Pero ellos lo obligaron a quedarse, diciendo: “Quédate con nosotros, porque ya es tarde. Se está haciendo de noche”. Jesús entró, pues, para quedarse con ellos. Cuando ya estaban sentados a la mesa, tomó en sus manos el pan, y habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio.

Lucas 24,29-30

Después de que Jesús murió en la cruz, dos discípulos se fueron a su casa en Emaús, según el Evangelio de Lucas, y Pedro se fue a pescar con unos cuantos discípulos, según el Evangelio de Juan. – Los días lindos con Jesús se esfumaron, y con ellos toda esperanza de vivir y poder construir el Reino de Dios con el Maestro.

Imagínate como se deben haber sentido, y nosotros también podemos sentir que todo se acabó, cuando pasa algo muy terrible con personas que nos están muy cerca y que forman parte de nosotros mismos.

Podríamos decir que después sucede un milagro que hace que esa misma gente, que sentía el fin y sinsentido de su vida a quemarropa, de repente empieza a predicar, a divulgar el Evangelio de Cristo. Pero no, no es milagro. Es el mismo “trabajo de Dios” que no los deja a la deriva, más bien los busca, a veces casi uno por uno y los afirma en su posición de “seguidores de Cristo”.

Creo firmemente que, como discípulos (alumnos) de Jesús esa es nuestra función: No dejar a nadie a la deriva, no abandonar a nadie en su desgracia, sino acompañar y estar listos para ayudar en todo sentido, especialmente si se trata de orar con alguien, de guiarle para que encuentre el camino de su vida junto a Jesús.

Dios nos guié y ayude para que le seamos útiles seguidores de Cristo, sin desviarnos del mandato que Él nos dio. ¡Amén! 

Winfried Kaufmann

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *