Domingo de Ramos

 

Escrita desde una mirada inclusiva por Norberto Rasch

Himno

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

“Sin embargo, la fama de Jesús aumentaba cada vez más y mucha gente se juntaba para oírlo y para que curara sus enfermedades”. (Lucas 5,15)

Oficiante: ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos.  Amén.

Opción 2: (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor Jesús, tú que has curado a los enfermos, mira que es lo que nos enferma a nosotros:

Nuestro orgullo y las situaciones que no podemos controlar…

Nuestra preocupación por el género humano y su futuro…

Nuestra preocupación por la imagen…por agradar a los que nos rodean.

Señor Jesús, tú que has curado a los enfermos, míranos cuando:

Sufrimos bajo las situaciones que nosotros mismos generamos cuando actuamos equivocadamente y cuando lastimamos a los demás.

Señor Jesús, tú has llevado todas nuestras enfermedades a la cruz, es por ello que una vez más te pedimos…

O: ¡Señor, ten piedad…!

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros. Dios ten piedad de nosotros.

Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

“Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo sino para salvarlo” (Juan 3, 17)

Y a alguien que había pedido sanidad, Jesús dijo: “Mira, ahora que ya estás sano no vuelvas a pecar” (Juan 5, 17)

O: Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad.  Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Primero gritaban “Gloria al Señor”, luego gritaron “Crucifíquenlo”

Señor no permitas que nuestra fe caiga en semejantes contradicciones. No permitas que en nosotros se encienda un fuego de falso entusiasmo sino la llama clara de la fidelidad y la perseverancia en la búsqueda del camino que lleva hacia ti. Permite que hoy nos acerquemos un poco más al amor con que tú nos recibes. Permite que tu palabra resuene en nuestras vidas.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 22,7-8.16-19.22-23
Isaías 50, 4-10
Filipenses 2, 5-11
Lucas 19, 28 – 40

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):            Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Con este domingo de Ramos comenzamos la última semana de la pasión de nuestro Señor Jesucristo. Algunos le llaman la semana del silencio. Señor permite que realmente sea una semana de silencio, de la meditación y del agradecimiento. Quisiéramos acompañarte en tu dolor, en tu soledad, en tus temores. Es que recién entonces podremos comprender el sacrificio que has hecho por nosotros para liberarnos de ese camino de muerte que has transitado por nosotros.

¿Cómo podemos agradecértelo…?

Podemos hacerlo en la medida que aceptemos tu entrega por nuestra liberación y no intentemos fundamentarla con nuestra razón o nuestras buenas obras y pretender agradar así a Dios.

Ayúdanos a transitar por los caminos que tú has transitado. Caminos que hacen que nos encontremos con nuestros prójimos, que podamos ir con ellos en los tramos fáciles y difíciles. Enséñanos los primeros pequeños pasos.

Bendícenos siempre con la paciencia de entender a los que tienen otro ritmo al caminar más rápido o más lento. Permite que en nuestro actuar siempre se reconozca al Crucificado.

Señor en estos días mucha gente escucha la noticia de tu acción por la salvación de todos sin distinciones. Permite que comprendan que eso significa que la vida puede comenzar de nuevo. A nosotros, permítenos tomar conciencia con nuevo vigor de la importancia de este hecho, y que no nos creamos más allá de la necesidad de reflexionar acerca de las implicancias de tu sacrificio para nuestras vidas.

Que el mensaje de amor y paz resuene en todos los rincones de este mundo, especialmente en aquellos en que hay miseria y desolación, en los grupos marginales, en los bolsones de miseria. Que tu mensaje de amor resuene en aquellos que tienen responsabilidad en estas situaciones, sea porque la generan o porque tienen la responsabilidad de encontrar soluciones.

Fortalece a todos los que con hechos deben dar testimonio de ti. Fortalece a todos los que anuncian tu salvación.

Tenemos muchos motivos muy íntimos para dirigirnos a ti. Escucha nuestra Oración silenciosa (…) y cuando decimos:

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno