FAIE: “Jesús no expresó posiciones extremas en temas de moral sexual”

 

El Pastor Néstor Míguez, Presidente de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE) envió una carta sobre “Los evangélicos y la agenda pública”. Foto: IERPcomunica

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – Desde la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE) mostraron preocupación por que en los últimos años los medios informativos han destacado, “la actuación de algunos personeros o entidades evangélicas” que han expresado sus posiciones sobre diversos temas “mayormente en términos absolutos y polémicos, obviando la realidad que no todos los evangélicos sostenemos las mismas opiniones en estos temas”; siendo que “Jesús no expresó posiciones extremas en temas de moral sexual”, sino más bien llamó a que “el que quiera ser grande debe servir a los demás”.

La inquietud de FAIE fue expresada a través de una carta enviada este 23 de julio firmada por su presidente, el Pastor Néstor Miguez, que puntualiza que ciertas expresiones que aparecen en los medios de comunicación “en materia relativas a género y aborto, seguridad y otros asuntos mayormente en términos absolutos y polémicos” son expuestos de manera radical “obviando la realidad que no todos los evangélicos sostenemos las mismas opiniones en estos temas”. En ese mismo sentido, aclara que dentro del mundo evangélico hay diversidad de pensamiento y de comprensión de las cosas, a partir de una profunda lectura crítica y actualizada de la Biblia. 

“Según los evangelios, Jesús no expresó posiciones extremas en temas de moral sexual”, destacó Miguez citando la situación en que pusieron delante de él una mujer acusada de adulterio y él evitó condenarla, rescatando así  su vida. “En cambio, fue extremadamente duro con el rico que ignoraba al pobre que dormía en la calle frente a su puerta, y con quien no quiso compartir sus bienes con los pobres”. Por otra parte, “vuelca las mesas de los que especulaban con el cambio de dinero y quienes hacían negocio con la religión”, acentuando en sus enseñanzas que “el que quiera ser grande debe servir a los demás”, puntualiza la carta.

En ese mismo sentido, desde FAIE aclararon que la agenda pública de Jesús está orientada en su vocación profética, basada en dar “buenas noticias a los pobres, sanidad a los enfermos, consuelo a los sufrientes, libertad a los cautivos y liberación de los oprimidos”, reiterando que la acción de Jesús estuvo en enseñar, sanar y alimentar “gratuitamente y sin exigencias” y no se basa en una “moral sexual”. Todavía insistieron que “no fueron solamente discursos sobre valores: fue su práctica cotidiana”, además de que insistió a sus discípulos en tanto continuar el mismo camino de “alimentar al hambriento, dar de beber al sediento, recibir a los extranjeros, vestir al desnudo, visitar enfermos y presos”.

Al hacer una actualización del mensaje del Evangelio, puntualizaron que “Jesús acentuó sus enseñanzas vinculadas con la igualdad de todas las personas en su dignidad, la justicia social, especialmente en términos de alimentación y hábitat, salud, educación, los derechos humanos, personales y sociales y la solidaridad con y entre quienes padecen, así como el uso responsable y compartido de los bienes y recursos naturales”, alentando así el compromiso de los creyentes evangélicos “en el ámbito público y en la política, según sea su vocación”, entendiendo que las prioridades de los cristianos y las cristianas está en “anunciar el Reino de Dios y su justicia para todas las naciones”

Descargar la declaración completa en PDF