Los gobiernos de Paraguay y Uruguay autorizan el regreso de los cultos presenciales

 

El templo de Curapayty en Paraguay la semana pasada. Se espera que los próximos días vuelva a tener presencia de los fieles de la comunidad. Foto: Armando Weiss

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – A partir de este fin de semana las iglesias de Paraguay y Uruguay tienen autorización para regresar a la celebración de cultos presenciales. En ambos casos, el gobierno tiene previstos protocolos y medidas de higiene. Las comunidades de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata de ambos distritos están analizando el alcance dela normativa y mientras que en Paraguay trabajan sobre un modo de instrumentar las celebraciones, en Uruguay observan con cautela y por el momento las tres congregaciones prefieren no retomar los cultos presenciales.

«Es una alegría poder volver a tener los cultos presenciales en los templos y en las casas de familias», señaló el pastor Daniel Frankowski, pastor distrital del Paraguay, que destacó que son conscientes de los impedimentos y cuidados que hay que tener, tal como lo expresa el protocolo en lo que responde a la limpieza, la distancia social y el uso de tapabocas. Sin embargo, consideró exagerada la media que exige 15 metros cuadrados por persona que se reúne, al compararla con la aglomeraciones que se producen en los supermercados, bancos y otros sitios.

Frankowski detalló que las comunidades lo están viendo con entusiasmo «por lo menos poder encontrarse y mirarse», analizó. Sobre la instrumentación del inicio de las celebraciones presenciales, aclaró que cada pastor y cada pastora lo está coordinando en conjunto con las comunidades y están analizando realizar varias rondas de cultos, para que nadie se quede afuera de la posibilidad de celebrar. Si bien consideró exagerada la reglamentación, finalizó: «son etapas que vamos a ir pasando y la alegría es de a poco ir encontrándonos».

En el Distrito Uruguay la situación es un poco diferente, ya que si bien el Presidente de la Nación mantuvo una reunión con el liderazgo religioso y «tras un fluido diálogo entre los presentes se firmó un protocolo a seguir para una primera fase de prueba que luego de 15 días se evaluará la pertinencia o no de proseguir con las actividades», tal como detalló el pastor de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) Dr. Jerónimo Granados, que se desempeña como presidente del Consejo de Iglesias Cristianas del Uruguay (CICU).

Por su parte, la pastora distrital del Uruguay Mónica Hillmann adelantó que más allá de la posibilidad de apertura, decidieron no comenzar aun a realizar celebraciones presenciales: «la gente que viene a los cultos es gente mayor y por lo tanto personas de riesgo», detalló, añadiendo que más allá de que en los últimos días no hubo nuevos casos, «la gente aún está temerosa y no saldrá así de una, porque estamos entrando en el invierno», con todo lo que implica la necesidad de calefaccionar los salones para evitar riesgos innecesarios para los posibles asistentes.

 


En Paraguay el reglamento prevé que «La realización de actos de culto, deberá llevarse a cabo garantizando 15 m2 por persona y con un máximo de veinte personas presentes, en base al protocolo previamente autorizado por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social». Además, aclara que «los responsables de estos actos de culto, deberán organizar dichas actividades con agendamiento previo, manteniendo el registro individualizado de los intervinientes (nombre y apellido, documento de identidad, domicilio y número de teléfono). Ésta información será utilizada exclusivamente por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social para rastreo de contacto en caso de identificación de un caso COVID-19 positivo».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *