Navidad

 

Escrita por Norberto Rasch desde una perspectiva de inclusión

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

“Bendito sea el Señor Dios de Israel, que nos libró de nuestros enemigos para servirle a él sin temor alguno y estar en su presencia en rectitud y santidad todos los días de nuestra vida”. (Lucas 1,68.74.75)

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:        

                     Gloria al padre que es fuente de toda bendición

                               Gloria a Cristo su Hijo que nos da la salvación

                               Y al Espíritu Santo que nos une en comunión.

CONFESIÓN

Hemos pasado la Nochebuena con nuestros seres queridos, con nuestros amigos, otros han estado solos y solitarios.

Nos hemos alegrado con los regalos y saboreado buenas comidas, muchos no han tenido nada de eso.

Nos hemos reído y estado alegres, otros tristes y angustiados.

Esto nos pesa en la conciencia… ¿debe ser esto así? ¿No podemos estar alegres?

Perdónanos cuando por estar alegres, en la abundancia no compartimos. Perdónanos cuando hemos sido egoístas habiendo podido alegrar a otro.

Perdónanos cuando celebramos nuestras fiestas, tus fiestas sin tu presencia.

O:                 ¡Señor, ten piedad…!

R:

                              Señor, ten piedad, ten piedad de nosotros

                              Señor, ten piedad, ten piedad de nosotros

Jesús, ten piedad, ten piedad de nosotros

                              Jesús, ten piedad, ten piedad de nosotros

                              Señor, ten piedad, ten piedad de nosotros

                              Señor, ten piedad, ten piedad de nosotros

ANUNCIO DEL PERDÓN

Escuchen las palabras de Gracia:

“Dios mostró su amor hacia nosotros al enviar a su hijo único al mundo para que tengamos vida por él. El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó a nosotros y envió a su hijo ofreciéndose en sacrificio para que nuestros pecados sean perdonados”. (1. Juan 4,9-10)

O:                 Gloria a Dios en las alturas... 

R:

                    Gloria, gloria, gloria, en las alturas a Dios

                    Gloria, gloria, gloria, en las alturas a Dios

                    Y en la tierra paz para aquellos que ama el Señor

                    Y en la tierra paz para aquellos que ama el Señor

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Señor Jesús, vemos el pesebre y vemos la cruz. Esta imagen nos trae a la memoria la cruda realidad de tu sacrificio por nosotros. Que no eres solamente el pequeño bebé de Belén sino el enérgico y poderoso Jesús que denunció al corrupto y se entregó a morir en la cruz para salvación del pecador. Eres también el que en la resurrección venció a la muerte y nos abrió en forma definitiva el camino al padre. Has venido para cambiar nuestras vidas. Para que ello sea posible deja que tu Palabra actúe en nosotros. Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 98,1-6

Isaías 52,7-10

Hechos 1,1-6

Juan 1,1-18

R:           Lámpara es a mis pies tu Palabra

                    Lámpara es a mis pies tu Palabra y lumbrera a mi camino

                    Gracias a Dios, al Dios de amor

                    Lámpara es a mis pies tu Palabra

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno 

SERMÓN

Himno

SANTA CENA

Eleven sus corazones

Los elevamos al Señor

Demos gracias al Señor

Digno y justo es dárselas

Es verdaderamente digno, justo y saludable dar gracias a Dios en este tiempo pues Él es nuestro Dios justo y omnipotente quien nos conduce hacia la salvación, porque él es Santo

Santo, santo, santo. Mi corazón te adora

Mi corazón te sabe decir Santo es el Señor.

PALABRAS DE INSTITUCIÓN

Nuestro Señor Jesucristo, la noche en que fue entregado tomó el pan; y habiendo dado gracias, lo partió y dio a sus discípulos, diciendo: Tomen y coman, esto es mi cuerpo que por ustedes es dado. Hagan esto en memoria de Mí.

Asimismo, tomó la copa después de haber cenado y habiendo dado gracias la dio a ellos diciendo: Tomen u beban todos, esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por todos ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. Hagan esto todas las veces que la beban en memoria de Mí.

Oh Cristo cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

Ten piedad de nosotros.

Oh Cristo cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

Ten piedad de nosotros.

Oh Cristo cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

danos tu paz. Amén, amén, amén.

Administración de la SC 

Envío

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Padre de los cielos, este día nos trae una noticia esperanzadora. Con la navidad has señalado un nuevo y buen comienzo para todos nosotros. El mundo se pierde en pecado y corrupción en los que debemos incluirnos, pero tú nos das esta nueva oportunidad: Cristo nos ha nacido hoy y nos conduce por el camino que lleva hacia ti.

¿De dónde podríamos sacar palabras de agradecimiento que están a la altura de esa oportunidad? Que podemos hacer de nuestra vida que refleje tamaño perdón y oportunidad. Indiscutiblemente debemos tomar el camino que lleva hacia ti, ya que por ese motivo haces este sacrificio por nosotros.

Hemos renovado en nosotros el anuncio. Permítenos ahora llevarlo a nuestra vida de tal manera que la modifique, que la lleve a la senda correcta. Permite que este no sea solamente un pensamiento de buena voluntad hoy sino una acción concreta cada día de la vida.

Permite que recordemos la Buena Nueva cuando:

Un vecino no nos es simpático,

cuando estamos preocupados por nuestros hijos,

cuando debemos tomar resoluciones difíciles, especialmente cuando involucran a semejantes.

Permite que todo lo que hagamos pensemos o decidamos lo hagamos a la luz de tu voluntad.

No solo te pedimos por nosotros. Permite que se haga la Navidad también en los parlamentos y municipios, en las salas de redacción y en todo lugar en que se decida sobre la suerte de tu creación.

A pesar de ser la navidad, hay mucha gente que esta solitaria, enferma, necesitada, de comida, ropa, medicamentos o a veces de una palabra amistosa o una sonrisa. Motivamos a buscarlas y acompañarlas

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, más líbranos del mal. Porque tuyo es el Reino, y el Poder, y la Gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno