Día Mundial de Oración 2013

“Dios nos llama.
Dios nos llama sus hijas e hijos.
Y nosotros sabemos que somos tan sólo ‘extranjeros y forasteros sobre la Tierra’”.

Cada año, el primer viernes de marzo, se celebra el Día Mundial de Oración (DMO). Responde a un movimiento de mujeres cristianas de diferentes tradiciones que se unen para observar un día de oración común cada año, llevado adelante por mujeres en más de 170 países y regiones que tienen una relación continuada en oración y servicio y que reúne a mujeres de distintas razas, culturas y tradiciones en fraternidad ecuménica.

El movimiento invita a todas las mujeres a que afirmen su fe en Jesucristo y compartan sus esperanzas y temores, sus alegrías y penas, sus oportunidades y necesidades. Igualmente, se invita a que estén conscientes del mundo que las rodean y no vivan aisladas; a que se enriquezcan con la experiencia de la fe de los cristianos en otros países y culturas; a asumir las cargas de otros, orando con ellos y por ellos; a reconocer sus propios talentos y usarlos al servicio de la sociedad.

La celebración del culto del Día Mundial de Oración tiene un lema especial cada año, y están a cargo de un país en especial para cada ocasión. Este año 2013, la liturgia fue preparada por el Comité del DMO de Francia.

A través de la preparación y participación en el servicio de culto, podemos ver cómo nuestras hermanas de otros países, idiomas y culturas, entienden los pasajes bíblicos en su contexto. Podemos oír sus preocupaciones y necesidades, y podemos sentirnos en solidaridad con ellas.

De esta forma podemos experimentar la riqueza de la fe cristiana a medida que crece en profundidad y extensión en una expresión ecuménica internacional.

Los materiales de preparación para este día se encuentra disponible en diversos idiomas; cualquier interesado en preparar esta celebración junto a su comunidad, puede solicitar el material en español escribiendo un e-mail a recepcion@ierp.org.ar o poniéndose en contacto con el Comité del Día Mundial de Oración de su país.

Que la manera de mirarnos unos a otros pueda llegar a ser una ayuda para vivir.
Que nuestra sonrisa trasmita calor.
Que nuestras palabras ayuden a sostener la vida.
Que nuestra presencia sirva de apoyo.
Que Dios nuestro padre dé fuerza a nuestro testimonio.
Que Jesucristo dirija nuestro actuar y que el Santo Espíritu guíe nuestros pensamientos.

Jesús nos dice: “Todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron”.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *