Mujeres Indígenas en el Chaco paraguayo se unen para defender sus derechos

Norma-Alvarez-ACT-CWS-Paul-KellyNorma Alvarez, una lideresa Enxet del Sur del Chaco paraguayo tiene una misión para asegurar que cada mujer indígena sepa sus derechos y tenga una voz en su comunidad. En los últimos 11 años ha viajado a lo largo y ancho del Chaco paraguayo para visitar incluso a las comunidades más aisladas.

“No es fácil para las mujeres indígenas,” dice ella. “Ellas quieren hablar, quieren participar, pero más a menudo los hombres no les dejan. Viven en comunidades aisladas y sin acceso a la información”.

Miembro de ACT Alianza, el Servicio Mundial de Iglesias (CWS por sus siglas en inglés) trabaja en estrecha colaboración con las mujeres del Chaco, ayudándoles a encontrar su voz y oponerse a la injusticia.

Norma se involucró en el trabajo con mujeres a través de su papel como Coordinadora de Pueblos Indígenas del Chaco (CPI), donde, a pesar de varios conflictos con los hombres, creó la Secretaría de la Mujer dentro de la organización y comenzó los preparativos para la primera Reunión de Mujeres Indígenas del Chaco.

“Fue muy difícil conseguir el apoyo para la organización de este evento. Los hombres estaban en contra de ella y había un montón de enfrentamientos – pero mis compañeras de trabajo en el IPC fueron un gran apoyo, en particular, las mujeres guaraníes que realmente me ayudaron a llevar el proceso adelante. Le debo mucho de lo que he aprendido a la fuerza y ​​el coraje de las mujeres guaraníes”.

El encuentro reunió a 40 mujeres de ocho grupos étnicos que eran unánimes en la decisión de llegar a las mujeres en las comunidades de todo el Chaco, la organización de talleres y ayudar a ganar confianza y participar más activamente en las decisiones que les afectan y a su comunidad.

“Viajamos mucho con mi colega Guaraní, Antonia, en particular. Fuimos por todas partes, a cada rincón del Chaco. Transmitimos programas en la radio sobre derechos de la mujer y sobre el trabajo que estábamos haciendo”.

Norma y sus colegas en asociación con CWS a través del Programa de Iglesias de Asistencia a Emergencias fundaron la Ong “Buscando Juntas un Camino” (BJC)  que las mujeres describen como “un espacio para aprender y compartir como mujeres indígenas basadas en nuestra visión y experiencias comunes, un espacio para compartir ideas y preocupaciones, momentos de alegría y momentos de tristeza, un espacio para reunirse y organizar nosotros mismos para encontrar soluciones a los problemas y dificultades que enfrentamos a diario, y los que no podemos encontrar soluciones para, a buscar el apoyo de las autoridades gubernamentales “.

BJC organiza reuniones por lo menos tres veces al año y también lleva a cabo la labor de promoción, la celebración de reuniones con diversas autoridades gubernamentales, incluyendo el Ministerio de Salud, la Secretaría de la Mujer, la Infancia y el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas. También participa en las mujeres bi-anuales de las reuniones Sudamericanas organizadas por el Programa Chaco de la CWS. Los asuntos clave que se discuten y priorizados por las mujeres en las reuniones son: acceso al agua, la educación sanitaria y la tierra. También reconocen que la violencia contra las mujeres es un problema y esperan comenzar a trabajar más estrechamente en esta cuestión en el futuro.

Según la lideresa Guaraní Antonia Parada de Barrientos, “los hombres han empezado a notar que a medida que las mujeres se volvieron más organizada, la comunidad es más fuerte. Poco a poco han comenzado a apoyar el trabajo de BJC. ”

Pero el impacto más visible es en las propias mujeres. “Hace once años, las mujeres eran tímidas y no decían nada. Este ya no es el caso “, dice Antonia,” ellas saben que tienen derechos y salen a la calle para defenderlos”.

Ahora en su décimo año, el Programa Chaco de la CWS apoya los esfuerzos de los pueblos indígenas del Chaco para reclamar sus tierras ancestrales y ayudarles a ocupar efectivamente el territorio recuperado. Altos niveles de migración de los hombres en busca de trabajo significa que las mujeres a menudo viven solas en comunidades aisladas. El programa ofrece capacitación en liderazgo para ayudarles a ser organizadas y llevar a cabo la promoción de políticas públicas. Una evaluación del programa en 2009 reveló que había contribuido de manera significativa a la transformación de las relaciones de género en las comunidades.

Fuente: CWS (ALC Noticias)

Traducción: Claudia Florentin

Foto: Norma Alvarez (ACT CWS Paul Kelly)