Noveno Domingo Después de Pentecostés

 

Escrita por Norberto Rasch desde una mirada inclusiva

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

“Dios creó al hombre a su imagen, lo bendijo y dijo: Llenen el mundo y gobiérnenlo”. (Éxodo 1,27)

“Alabado sea el Señor. Den gracias al Señor porque él es bueno, porque su amor es eterno”.  (Salmo 106,1)

Oficiante: ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

¿Señor nuestro Dios, que has hecho?

Nos has confiado tu obra, tu tierra. Nos has fortalecido y dado inteligencia para moldearla, investigarla y gobernarla.

¿Y qué‚ hemos hecho nosotros?

La hemos convertido en un desierto, en un ambiente de pobreza en que campea el miedo y el terror. La hemos atropellado y vaciado, la hemos explotado. Lo seguimos haciendo. Cada uno de nosotros tiene parte en el explotar y ensuciar. De tu creación Señor ya poco queda sin que el ser humano no lo haya estropeado.

Señor perdónanos estas culpas. Danos entendimiento para aprender a convivir con tu creación sin agredirla.

O:               ¡Señor, ten piedad…!

R:

   Opción 1 (lit.  antigua):   Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de  nosotros. Dios ten piedad de nosotros

 Opción 2 (ver en):         Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

ANUNCIO DEL PERDÓN

Porque Jesús mismo sufrió tentaciones, es su voluntad la de ayudar y guiar por nuevas sendas a quienes caen a diario en tentaciones.

O:              Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad. Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):       Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Padre de los cielos y Dios nuestro. Hoy hemos llegado aquí con todas nuestras cargas, con todos nuestros desengaños de los últimos tiempos. También hemos traído nuestras esperanzas secretas y nuestras ilusiones. Nuestros miedos y nuestros anhelos. Todo te es conocido.

Señor nuestras esperanzas están puestas en escuchar tus palabras de tal manera que sean tocadas las partes de nuestra vida que necesiten de ellas. Palabras que nos inunden y nos indiquen donde estamos parados. Que sean tales que nos ayuden a seguir el camino de la vida.

Nuestra esperanza es en definitiva, el encontrarte a ti. Prepáranos a escuchar tu mensaje, meditar acerca de su contenido, aceptarle en nuestro corazón y actuar en consecuencia.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 17, 1-7 y 15

Génesis 22, 22-31

Romanos 9, 1-5

Mateo 14, 13 – 21

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

 Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén. 

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN (Sugerencia: cada párrafo de la oración es leído por otra voz, integrante de la comunidad)

Señor te damos gracias por este culto, que fue una buena posibilidad de estar contigo y en comunidad con los hermanos y hermanas. Fue una experiencia fortalecedora que sin duda nos ayudará en los días venideros en que el trajín diario nos sofoque nuevamente y pretenderá  alejarnos de ti y de la presencia y la necesidad de nuestro prójimo.

Te agradecemos por la bondad y dedicación de la que hemos sido objeto por tu parte. Y que falta que nos hacía, dado que de parte de los seres humanos a veces nos sentimos tan explotados y olvidados. Con nuestras preguntas nos sentimos sobrepasados y preocupados, sin consejo, solos. Pero en tu promesa podemos confiar. Eso lo pudimos escuchar y  experimentar hoy nuevamente. Te agradecemos mucho por esta comunidad que (aunque pequeña) nos ayuda a vivir cerca tuyo, nos ayuda a saber y sentir que todos tenemos un solo Señor que nos acerca una esperanza firme…y eso fortalece nuestra débil fe.

Señor hay tantas personas que hoy están en los caminos y en las rutas, algunos trabajando otros paseando. Gente que quisiera estar adorándote y debe trabajar hazles sentir tu presencia. Pero también están los que pudieron haber venido y prefirieron no hacerlo, hazles sentir tu presencia. También hay tanta gente que no conoce tu bondad porque nadie les ha hablado de ti, muéstranos los caminos hacia ellos y déjanos ser portadores de esa noticia para ellos. A todos da tu protección.

Señor nuestros ruegos por buenas cosechas son constantes. Cuando lo pedimos incluimos todo trabajo y tarea, desde el más complejo hasta la más sencilla changa o el trabajo doméstico. Bendice campos y cada uno de estos lugares de los que dependen familias enteras y comprometen su sustento. También permite el milagro de que los duros corazones de quienes comercian con el producto se ablanden y consideren precios justos o salarios dignos. Pero que también haya para todos una digna mutual y una digna jubilación.

Señor en nuestras tierras que en realidad son muy ricas y que de ellas mana leche y miel hay muchos que padecen miseria y necesidad. Ayúdanos a todos a comprender que hay que distribuir mejor los bienes y los dones, ya que en realidad cuanto tenemos no es tanto ganancia nuestra sino bendición tuya, pero no necesariamente por ser más buenos o mejores, sino porque nos has permitido tomar cosas de tu creación y administrarlas y así compartirlas con los que tienen dones distintos a los nuestros. Tenemos conciencia de que la mayoría de las veces a esta creación la hemos considerado exclusiva y egoístamente nuestra.

Señor hay niños y ancianos desamparados por doquier. Son la voz de nuestra conciencia que nos indica que estamos haciendo mal las cosas y que no estamos siguiendo tus pasos. Anímanos a actuar por ellos y traerle alivio en estas noches de tanto frío.

Te pedimos por nuestros propios hijos, niños, jóvenes o ya adultos, que podamos mostrarles caminos distintos a los que esta transitando la humanidad en este momento, de la que somos parte cuando no denunciamos y advertimos los caminos de la indiferencia y de la inconsciencia.

Acompaña a nuestros confirmandos y a los niños, a todos los que se instruyen en los mandamientos del amor.

Te pedimos por nuestra actitud frente a la creación, que aprendamos a cuidarla y a respetarla para poder hacerla prosperar.

Ahora, permítenos comenzar una nueva semana. Bendícenos dándonos fuerza y coraje para comenzar todas aquellas cosas que hoy en el diálogo contigo nos hemos propuesto. Permítenos reconocer la urgencia de que comencemos con esta tarea y acompáñanos con tu amor y fortaleza.

Amén.

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno