Primer Domingo después de Pentecostés – Trinidad

Himno

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

“La prueba de que nosotros vivimos en Dios y que Él vive en nosotros, es que nos ha dado su espíritu. Y nosotros mismos hemos visto y declaramos que el Padre envió a su Hijo para salvar al mundo”. (1° Juan 4, 13-14)

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor nos hace muy bien tener un espacio de silencio para el encuentro contigo y con nosotros.

Continuamente hay tormentas a nuestro derredor y somos tan absorbidos por los que nos rodean, tenemos que dar tantas respuestas que nos tentamos en desplazar todo pensamiento más profundo para no perder tiempo y energía.

Por otra parte tenemos en claro que tú quieres ser Señor y eje de nuestra vida. Perdona que siempre tomamos por muy importantes nuestros asuntos, tanto que pocas veces preguntamos por tu voluntad.

Quédate con nosotros y animamos a no distanciarnos de ti, no solo en este culto sino en la vida diaria. Nuestro gran error y falta es, Señor, que hacemos un corte entre ambas cosas, tanto que a veces pareciera que tenemos dos vidas.

O:               ¡Señor, ten piedad…!

R:

   Opción 1 (lit.  antigua):   Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de  nosotros.                             Dios ten piedad de nosotros

 Opción 2 (ver en):      Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

ANUNCIO DEL PERDÓN

“Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios. Pues ustedes no han recibido u Espíritu de esclavitud que nos lleve otra vez a tener miedo, sino el Espíritu que los hace hijos de Dios”. Por este Espíritu nos dirigimos a Dios diciendo: “Padre mío”. Y este mismo Espíritu se une a nuestro Espíritu para dar testimonio de que ya somos hijos de Dios.  (Romanos 8, 14-16)

O:              Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad. Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

Con nuestra razón no logramos comprender tus misterios. Es por ello que te pedimos por la humildad que confía en tu palabra. Te pedimos por la fe que nos alegra por saberte cerca de nosotros.

Te damos gracias, Dios porque quieres ser nuestro Padre.                                                  Te damos gracias Jesús, que siendo el Cristo quieres ser nuestro hermano.

Te damos gracias, Espíritu Santo que deseas ser nuestra fuente de fuerza y de consuelo.

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo te adoramos.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 33, 4 – 6. 9. 18 – 20. 22

Deuteronomio 4, 32 – 40

Romanos 8, 1 – 17

Mateo 28, 16 – 20

R: Opción 1 (lit.  antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

 Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

SERMÓN

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Eres Señor de los seres de esta tierra, solamente tú. Lo eres a pesar de que los humanos no siempre preguntan o se interesan por ti. Lo eres a pesar de que no siempre hacen tu voluntad.

Tú eres el creador y el que trae liberación a esta creación, a pesar de nuestra condición.

Pero llevamos tu nombre. Tú nos has llamado y aceptado. Es por ello que deseamos ser un punto de referencia para los que te buscan. Nuestro pedido es: actúa en nosotros con tu Espíritu Santo…

Para que se reconozca en nosotros que te pertenecemos.

Para que se vea en nosotros que eres nuestro Salvador y Guiador.

Para que quede establecido con claridad que tu eres la fuerza que llena nuestra vida de energía, especialmente cuando las cosas están difíciles.

Dios trino, te estamos agradecidos de que nuestros destinos no están signados por la casualidad sino por tu presencia. Cada uno debe transitar esta vida con sus limitaciones y sus dificultades, A veces una enfermedad, a veces una discapacidad. Muchos con la experiencia de la exclusión por motivos inventados por nosotros los humanos. Tu incluyes a todos, también a cada uno de nosotros. Danos la fuerza necesaria para poder llegar hasta el final sin desviar nuestro camino hacia ti. Permite que en ese caminar podamos ayudar a otros y a ser agradecidos cuando otros intentan ayudarnos.

Te pedimos por aquellos que están sumergidos en las tinieblas, por los que están solitarios y amargados. Por aquellos a los que el peso de los errores ya no los deja respirar. Por los que están aprisionados en sus esquemas e ideas.

Te encomendamos a los niños en nuestra comunidad. Tenemos por ellos una gran responsabilidad. Permítenos estar a la altura de las responsabilidades que por ellos tomamos. Guíanos a buenas y sinceras respuestas que les permitan crecer en la fe. te pedimos que igual actitud podamos tener con los jóvenes en la Iglesia. Señor es importante que tomemos conciencia del lugar que los ancianos ocupan en nuestra vida, privada y comunitaria. Anímanos a pedirles consejo y aliéntanos a saber escuchar las historias de vida con las que ilustran su saber.

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, asístenos y aliéntanos en el camino hacia tu Reino.

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno