Sábado 11 de abril – Sábado Santo

 

Marcos 15, 42-47

42 Al caer la tarde del día de la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, 43 José de Arimatea fue y con mucha osadía se presentó ante Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús. Este José era un miembro importante del tribunal, y también esperaba el reino de Dios. 44 Pilato se sorprendió al saber que Jesús ya había muerto, así que mandó llamar al centurión y le preguntó si, en efecto, Jesús ya había muerto. 45 Luego de que el centurión le confirmó la noticia, Pilato entregó a José el cuerpo de Jesús. 46 José fue y bajó de la cruz el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana que había comprado, y lo puso en un sepulcro que estaba cavado en una peña. Luego, hizo rodar una piedra para sellar la entrada del sepulcro. 47 Mientras tanto, María Magdalena y María la madre de José miraban dónde ponían el cuerpo.