Septuagésima

Escrita por Norberto Rasch

INVOCACIÓN

Himno

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

Jesucristo dice: «Si alguno quiere servirme, que me siga. Y donde yo estaré, estará también el que me sirva. Si alguno me sirve, mi padre lo honrará”.

 (Juan 12,26)

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al

                              principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos.

                              Amén.

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor con tu llamado al servicio estás hablando de mucho más que de este CULTO. Se sirve durante cada día de la semana, esa es la única forma de pertenecerte.

Si pensamos en los días pasados, reconocemos que hemos faltado al servicio cristiano:

No hemos procurado la paz, no hemos abierto ninguna puerta.

No hemos tomado a nadie de la mano para guiarlo.

No hemos cedido en opinión, no hemos consolado,

Tampoco nos hemos reconciliado.

Más bien no hemos abierto la boca, hemos mirado a otra parte.

Hemos tenido una larga lista de excusas.

Pero reconocemos la culpa que llevamos.

O:                  ¡Señor, ten piedad…!

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros.                            

                              Dios ten piedad de nosotros.

Opción 2 (ver en):                 Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

“No nos ha dado el pago que merecen nuestras maldades y pecados. El Señor es para con los que le honran tierno como un padre con sus hijos”.

(Salmo 103,10.13)

O:                  Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad.

                              Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

¿Quiénes somos nosotros para que tú no ceses de demostrarnos tu amor y misericordia? ¿Quiénes para que nos tengas tanta paciencia? Somos tus hijos, Padre, hijos no por mérito propio, pero hijos llenos de tu Gracia. Haznos ahora despiertos para escuchar tus palabras. Haznos escucharlas entre tanto palabrerío inútil.

Haznos personas de fe donde estemos por perderla.

Haznos alegres donde nos inunde la tristeza

Haznos seres capaces de dar amor ya que de ti recibimos amor.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 119,1-8

Deuteronomio 30,15-20 o *Eclesiástico 15,15-20

1ª Corintios 3,1-9

Mateo 5,21-37

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

 Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor no es nuestro logro el que estemos bien, de que nuestras vidas están mínimamente ordenadas, que tengamos techo y comida.

No es nuestro logro que podamos llevarnos bien con la mayoría de los que nos rodean. No es nuestro logro que estemos a salvo de tantas preocupaciones que otros llevan en la vida. por sobre todo no es nuestro logro que estuvimos a salvo en tantas situaciones peligrosas.

Que por sobre todo esto todas las mañanas nos regalas la nueva luz, la nueva vida de cada día, tu amor y tu amistad, es la demostración de tu gran amor.

Muchas veces tomamos esto con naturalidad tal que te dejamos fuera de esta cotidianeidad. Al hacerlo así no vemos con agrado a aquellos que no pueden gozar de estos beneficios. Señor perdónanos esta falencia y despierta en nosotros la conciencia de tu bondad, a quien todo le debemos.

Si lo logramos, tenemos definitivamente la llave que nos permitirá  amar al prójimo, al que sufre, al que llora y espera.

Señor deseamos mostrarte nuestro agradecimiento poniendo nuestras manos a la obra allí donde tú nos lo indiques. Queremos dar testimonio de que tú eres nuestro Señor y Padre. Queremos dar testimonio de que tú no olvidas a nadie.

Acompaña a todos en la semana venidera con tu bendición y fortalece toda voluntad de buena acción.

Todo lo que queda aún en nuestro corazón para pedirte o agradecerte, por nosotros o por los demás lo traemos ante ti en la Oración que nos enseñara Jesús el Salvador

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *