Sexto Domingo después de Epifanía

 

Escrita por Norberto Rasch

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

“Para ustedes que me honran, mi justicia brillará como la luz del sol, que en sus rayos trae salud”.  (Malaquías 4,2)

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua):  Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al

                              principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos.

                              Amén.

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Dios, nuestro Padre, estamos profundamente agradecidos por tu bienvenida que nos llega con las palabras del profeta y con el que nos disponemos a comenzar este CULTO.

Tu amistoso anuncio de recibimiento nos avergüenza, ya que no siempre hemos honrado tu nombre en estos últimos días. No hemos estado siquiera seguros y convencidos de nuestra fe. Una y otra vez nos dejamos avasallar por las propuestas engañosas que nos rodean. Esa es nuestra gran culpa y que es caldo de cultivo para las demás.

Señor deseamos cambiar, ser distintos. Deseamos vivir con más compromiso nuestra fe y confiar más en ti.

Señor ayúdanos y ten piedad de nosotros.

O:                  ¡Señor, ten piedad…!

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros.                                   Dios ten piedad de nosotros.

Opción 2 (ver en):                  Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

Dios en su gran misericordia pone su amor por encima de todas nuestras trasgresiones. El apóstol Juan nos anuncia:

“Dios, haciendo honor a su nombre les ha perdonado sus pecados”.  (1ª Juan 2,12)

O:                  Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad.

                              Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Señor como nos regalas la luz del día después de cada noche, haz posible que en nosotros ahora resplandezca la luz de Cristo y que ello alegre nuestra vida. Tú nos has perdonado nuestros pecados, por lo que tenemos un profundo agradecimiento. Ahora queremos mirar hacia adelante poniendo las manos sobre el arado.

Te pedimos ahora que nos fortalezcas con tu Palabra de vida. Danos comprensión y convicción, par no tentarnos y mirar hacia atrás. Atrás están las cosas viejas y tú las haces todas nuevas.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo119,1-8

Deuteronomio 30,15-20 o Eclesiástico 15,15-20

1ª Corintios 3,1-9

Mateo 5,21-37

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):     Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor a diario crece a nuestro alrededor mucha maleza. En medio de ella nos resulta muy difícil tomar decisiones que están acordes a tu voluntad. En medio de las tensiones, las corridas y las preocupaciones pudimos experimentar la satisfacción de sentirte cerca. Sostennos en esa seguridad en todo momento, en los tiempos buenos y en los difíciles, para que sepamos agradecer y acudir a Ti.

Te pedimos especialmente por aquellos que han perdido esa certeza, especialmente por los que la han perdido a causa de nuestra falta de testimonio. Señor provéenos una y otra vez de buenas ideas para acercarnos a los que están en necesidad y angustia. Provéenos también de palabras justas para el aliento y fuerza para la acción.

Señor te pedimos que mires tu causa entre nosotros. Tu congregación es cada vez más pequeña, tu iglesia tiene dificultades. Es que entre nosotros hay diferencias en la opinión y en la acción. Anteponemos nuestras cuestiones a tu voluntad. Es por eso que te pedimos que todos los que llevamos tu nombre podamos cambiar y ser fieles indicadores de tu obra y tu presencia.

Te pedimos por las autoridades de nuestra iglesia y nuestra comunidad. Deben tomar todo tipo de decisiones, que sean las correctas. Pero también permíteles muchos momentos de satisfacción y de alegría. Que tu Bendición les acompañe en todo momento.

Queremos incluir en nuestras peticiones a todos los desamparados, los que viven en la calle, bajo los puentes. Por los que no tienen trabajo ni cobertura para su salud. Por los que no pueden alimentar a sus hijos. Por los que están desesperados y agotados. Pon en nuestras manos la posibilidad de ayudarles y darles aliento.

Señor siempre te pedimos que tu Reino se haga entre nosotros. Ello solo es posible cuando nuestros corazones cambien. Permite que ese sea el comienzo de una nueva forma de vida entre nosotros.

Tenemos aún muchos agradecimientos y peticiones. Las traemos ante ti y desde lo profundo de nuestro corazón….

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno