Tercer Domingo de Cuaresma (Oculi)

 

Escrita por Norberto Rasch

Himno

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

Jesús sabía lo difícil del camino que tenía por delante y de los sufrimientos que debería soportar. A sus discípulos dijo entonces:
“Ahora vamos a Jerusalén, donde se cumplirá todo lo que los profetas escribieron acerca del Hijo del hombre”.
(Lucas 18,31)

Oficiante: ¡Vengan y adoremos al Señor…!
Respuesta:
Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al
principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos.
Amén.
Opción 2: (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor siempre cantamos “Cristo Salvador, sé mi guiador..”, y otras canciones por el estilo.
¿Podemos cantar esas estrofas sin que se nos caiga la cara de vergüenza? Lejos estamos de considerarte guiador y menos aún nos desvivimos por seguir tus pasos por una senda que no es justamente muy fácil de transitar.

Por lo general buscamos la vida por aquellas sendas en que sea más agradable vivirla, a veces sin importarnos mucho las consecuencias para nosotros o los demás. Sin importarnos cuanto nos alejamos de ti.

Pero cuantas veces nos arrepentimos de esos caminos, ellos nos llevaron a la confusión al olvido, al odio, a la avaricia. Nos llevaron a callejones sin salida en que nos parecía que hasta tú eras ya inalcanzable. Es allí donde nos sentimos solos y abandonados sufriendo las consecuencias de nuestro propio accionar.

Señor ilumínanos para ver tu senda por esta vida, y perdónanos nuestras rebeldías que no hacen otra cosa que complicarnos la vida.

O: ¡Señor, ten piedad…!
R:
Opción 1 (lit. antigua): Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros.
Dios ten piedad de nosotros.
Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

Jesús dice: “Yo soy el camino y la verdad y la vida; solamente por mi se puede llegar al Padre. Si Uds. me conocen a mí, también conocen al Padre”.
(Juan 14, 6-7)

O: Gloria a Dios en las alturas…
R:
Opción 1 (lit. antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad.
Amén. Amén. Amén.
Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.
R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Dios, que eres fiel, todos nosotros somos personas tan distintas hoy aquí. Tenemos historias distintas, problemas y alegrías distintas. Hemos traído distinta predisposición y apertura para escuchar tu Palabra. Solo tú sabes cuantas posibilidades ponemos en juego para dejar que tú nos convoques.

Te pedimos que vayas más allá de nuestras ganas y de nuestros planes y transformes esta hora en una muy especial en la que reconozcamos la importancia de tu cercanía.
Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 95
Éxodo 17,1-7
Romanos 5,1-11
Juan 4,5-42

R:
Opción 1 (lit. antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!
Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:
Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor Jesús, de las muchas cosas que hemos dicho, cantado y escuchado, permite que algo muy importante nos quede grabado a fuego: a ti podemos acudir en todo momento pues no te significamos un estorbo.

Esto es en verdad liberador en un tiempo en que ya nadie tiene tiempo para con el otro: a ti podemos acudir y nos escuchas.

Debemos dar testimonio de que hemos acudido a ti más de una vez y sentido tu compañía reconfortante y fortalecedora que nos permitió seguir caminando. Pero es justo reconocer también las veces que no lo hemos hecho arrepintiéndonos luego, en el dolor la angustia y la soledad.

Reconocer la diferencia entre ambas posibilidades es una Bendición. Permite que esto lo incorporemos a nuestro modo de vida y bendice a todos con este reconocimiento.

Estamos contentos de que no eres un Dios inalcanzable ajeno a lo que sucede en cada una de nuestras vidas, sino que has venido a habitar entre nosotros y sufrir en carne propia nuestras pequeñas miserias diarias. También te agradecemos que hayas soportado nuestros grandes fracasos, y así dejado las marcas inconfundibles para el camino hacia el Reino de Dios.

Permite que ese camino podamos transitarlo junto a ti. Que en Él nos sorprendamos a nosotros mismos amando incondicionalmente a todos, que nos demos cuenta que podemos ser alegres más allá de que a veces es difícil encontrar los motivos. Danos fuerzas para ayudar a otros con nuestras manos y nuestras posibilidades de todo orden.

Te pedimos que este camino también sea posible para los solitarios y los enfermos, para las personas con discapacidad. Todos ellos más que nadie necesitan encontrarlo. Nos ofrecemos a ser tus mensajeros, y acompañarlos. Tenemos aún mucho en nuestro corazón, lo traemos ante ti… orando

PADRENUESTRO
Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno