Tercer domingo de Pascua

 

Escrita por Norberto Rasch desde una perspectiva inclusiva

Himno             

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

Hoy es domingo de misericordia, es el domingo en que hablamos de Jesús en los términos del buen pastor.

Jesús nos invita diciendo: “Yo soy el buen pastor mis ovejas escuchan mi voz y yo las conozco, ellas me siguen y yo les doy la vida eterna”. 

(Juan 10,11a.27-28a)

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al

                              principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos.

                              Amén.

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor ¿podemos decir que estamos escuchando tu voz? ¿Podemos decir que te seguimos?

Hay tantas voces que a diario nos reclaman, hasta por nuestro nombre. Voces que pretenden acallarnos, ganarnos confundirnos, atraernos…

Nos resulta muy difícil reconocer y escuchar tu voz entre tanto ruido y oferta fácil.

Perdónanos que más de una vez ya hayamos avanzado decididamente en dirección de una de esas voces confusas que saben nuestro nombre. Perdónanos que día a día escucháramos lo que nos dicen, aún sabiendo que nos confunden.

Es por eso que nos sorprende gratamente y nos llena de alegría saber que a pesar de todo tu nos llamas por nuestro nombre. Te pedimos que ese llamado resuene con firmeza y claridad en nuestro corazón para que podamos regresar de tanto camino equivocado. Permite que podamos estar nuevamente unidos a ti con fuerza, porque eso permitirá estar unidos con fuerza entre nosotros.

Te pedimos que sigas siendo nuestro buen pastor a pesar que somos ovejas descarriadas…

O:                  ¡Señor, ten piedad…!

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros.                            

                              Dios ten piedad de nosotros.

Opción 2 (ver en):                 Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

En su gran amor Dios nos hace esta promesa:

“Como el pastor que se preocupa por sus ovejas cuando están dispersas, así me preocuparé‚ yo de mis ovejas, las rescataré de los lugares por donde se dispersaron en un día oscuro y de tormenta. Yo mismo seré el pastor de mis ovejas”. (Ezequiel 34,12. 15a)

O:                  Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad.

                              Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Señor Dios y Padre, reconocemos en la imagen del Buen Pastor que deseas decirnos algunas cosas:

Eres tú el que nos busca y sigue nuestro rastro hasta encontrarnos.

Eres tú el que desea ayudarnos, fortificarnos y consolarnos cuando no encontramos el rumbo correcto en nuestra vida.

Por ello te estamos profundamente agradecidos. Pero esto nos enseña y obliga a que nosotros tengamos actitudes semejantes con nuestro prójimo que está en dificultades. Si lo hacemos, entonces podremos creer que realmente te seguimos.  Enséñanos hoy a seguirte y a escucharte.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 4, 1. 6. 8

Hechos 3, 12 – 21

1 Juan 2, 1 – 6

Lucas 24, 35 – 53

 

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):            Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor es básicamente siempre la misma Buena Nueva, pero siempre tan novedosa que nos sorprende y llena de alegría. Hoy lo hemos comprobado una vez más.

Tú nos amas, y eso no es poco

Tú nos tomas en serio, y eso es muy importante

Tú eres el Buen Pastor y nos cuidas, y eso nos saca un peso

No podríamos cansarnos de escuchar estas antiguas novedades ya que nuestro desgano y descreimiento son muchas veces más fuertes que nuestra fe en ti. Nos preocupamos por nuestro futuro como si tú no existieses.

Y pensar que hace poco celebrábamos tu resurrección y te clamábamos a viva voz como aquel que había vencido toda dificultad y toda angustia, hasta la misma muerte que tanto nos asusta, has puesto a tus pies. Perdónanos que seamos tan olvidadizos y que los miedos nos invadan tan rápidamente.

Permite que entre nosotros tengamos algunas de las cualidades del buen pastor y que nos asistamos, cuidemos, busquemos y llamemos entre nosotros. Danos la claridad de nuestros dones para saber en qué parte podemos ayudar en tu obra y ponernos al servicio de quien tengamos a nuestro lado, sea quien sea. Muéstranos a la persona que está esperando nuestra visita, también a la que necesita nuestro perdón. Si tú nos perdonas, como no hemos de intentarlo nosotros que a veces andamos enojados por minucias.

Queremos pedirte por todos aquellos que están cansados y agobiados por sus cargas, tanto que ya no esperan nada de la vida. Permite que seamos portadores de tu mensaje de liberación para que vean un nuevo horizonte posible. Permite que aliviemos su peso, con nuestras manos, con nuestros dones, con nuestra compañía, ya que hoy por hoy una de las mayores cargas es la soledad, que cuando hay problemas parece más intensa aún. Traemos ante ti a distintas personas que conocemos en esta situación para pedirte por ellas…       Señor el haber pedido por ellas nos compromete a acercarnos un poco más para tenderles ahora una mano. Fortifícanos para ello.

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno