Viernes 14 de febrero

 

¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley? Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material?

1 Corintios 9,7-11

Pablo-Algunos Corintios; Algunos Corintios –Pablo.

Algunas comunidades 15%-IERP; IERPAlgunas comunidades 15% Obras DiacónicasCongregaciones; Congregaciones-Obras Diacóni-

cas

Pastor-Comunidades; Comunidades-Pastor Dios-lo Material; Lo Material-Dios.

“Donde está tu tesoro (fe), está tu corazón”, dijo alguien a quien conocemos a través del Evangelio anunciado durante siglos, por quienes anuncian la palabra de Dios y la salvación a través de Jesús el Cristo, y el Espíritu Santo.

Tensiones se dan en los ítems enumerados al comienzo, a veces me pregunto, ¿cómo hacemos en este mundo que solo se mira a sí mismo para que alce la vista y vea a su alrededor?

¿Cómo recuperar aquello que solían tener muy presente nuestros abuelos, en cuanto al respeto y la ayuda hacia aquellos que más necesitan?

En un mundo globalizado y confundido, que ha perdido en muchas situaciones el camino, ¿Cuál sería tu posición en la ayuda al servicio? Tus dones los que Dios te dio ¿los ocupas en tu comunidad? ¿Sos consciente que tu ayuda va mucho más lejos que solo a tu lugar? ¿Permitís que los servidores de tu comunidad aren con esperanza? Para que Dios tenga una buena cosecha debemos sembrar, para sembrar necesitamos sembradores, ¿te animás a colaborar con ellos? (proyectos, obras diacónicas, congregaciones, Iglesia toda).

Pensalo en cada ayuda, darás paz, y agradecimiento a quien la reciba.

1 Corintios 9,1-12

Narciso Weiss