Viernes 8 de febrero

 

No entiendo el resultado de mis acciones, pues no hago lo que quiero, y en cambio aquello que odio es precisamente lo que hago.

Romanos 7,15

DESCARGAR EL AUDIO

Difícil tarea la de los primeros seguidores de Jesús que tenían toda la buena voluntad de hacer las cosas bien, pero, sin embargo, Pedro terminó negando conocer a Jesús. Judas, por algunas monedas, aceptó señalar quién era al que llamaban maestro y Mesías, y Tomás, a quien le tocó no estar presente cuando el Jesús resucitado se mostró a los que estaban reunidos, y por eso no creyó en la resurrección cuando le contaron, sino sólo cuando pudo tocar al Resucitado.

Difícil tarea la de los cristianos que vivieron después de los discípulos, porque enfrentaron al Imperio Romano con toda su máquina de destruir, destruir todo, hasta las personas, y de perseguir a los cristianos queriendo destruir la fe.

Difícil tarea la de nosotros, cristianos del año 2019 que nos vemos rodeados y a veces atravesados por la violencia, corrupción, discriminación y tantos otros males de estas épocas.

Pero, … pensemos: “No hago lo que quiero” quiere decir que hay algo dentro de mí que lucha tenazmente para el lado bueno, hay una semilla que algún sembrador arrojó (quizás hasta el mismo Jesús través del Espíritu Santo), y que está allí esperando ser alimentada. Sí, esperando crecer y hacerse más fuerte y hasta dar frutos; y vencer esas tentaciones que siempre aparecen desde antes de Jesús, ahora, y parece que seguirán apareciendo.

Gracias a Dios y a su Espíritu y a esa semilla de la fe, nos damos cuenta de que muchas veces “metemos la pata”, “erramos”, “la pifiamos”, y así, dándonos cuenta somos llamados a alimentarnos siempre de Dios con la Biblia, devocionarios, reuniones, encuentros, cultos, comunidad; para que ese “lo que quiero” se haga tan fuerte que consigamos ponerlo por encima de “aquello que odio”, a pesar de que aquello que odiamos seguirá intentando una y mil veces convencernos.

Un consejo: juntos es más fácil. Participe de una comunidad.

Hoy reformo mi corazón, pa´ que sienta el mundo alrededor.

Hoy reformo mi forma de ser, pa´ que gire en redor del amor.

Armando Weiss y Mariela Bohl

(Estribillo, Canción ReformAndo, Autor de letra y música: Nilson Österlein) Génesis 9,18-29