Viernes Santo

 

Escrita por Norberto Rasch desde una perspectiva inclusiva

Himno

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

“La predicación del mensaje de la cruz no deja de ser locura para los que se pierden, pero para los que somos salvados es poder de Dios”. “Pues en Cristo Dios ponía al mundo en paz con él, a los hombres ya no les tenía en cuenta sus pecados y levantó entre nosotros el mensaje de reconciliación”.                            (1° Cor. 1,18 – 2° Cor. 5,19)

 

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al

                              principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos.

                              Amén.

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor Jesús, lo que has tenido que sufrir es nuestra culpa. Como Judas, más de una vez te hemos delatado…Como Pedro, más de una vez te hemos negado…Como tus discípulos, muchas veces te hemos abandonado…Como Pilatos muchas veces nos hemos lavado las manos… Como Tomás muchas veces hemos dudado.

Todos los días repetimos estas historias. Hemos olvidado que la cruz es señal de tu amor que no desea que nos perdamos en culpas y enojos. Señor abre nuestros corazones para vivir con más firmeza y convicción nuestra fe. Déjanos reconocer que en la cruz de Cristo está nuestra salvación. Sabemos que el camino es difícil y lleno de tropiezos y que nos costará transitarlo, es por eso que te pedimos…

O:                  ¡Señor, ten piedad…!

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros.                            

                              Dios ten piedad de nosotros.

Opción 2 (ver en):                 Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

ANUNCIO DEL PERDÓN

“A Cristo que no cometió pecado, Dios lo hizo pecado por nosotros para que nosotros en El lleguemos a participar de la vida santa de Dios” (2ª Corintios 5:21)

O:                  Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad.

                              Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Señor Jesús, rememoramos tu camino hacia la cruz. No permitas que creamos que ya todo lo sabemos desde siempre. Que todo lo sabemos sobre tu sufrimiento y tu muerte. Por encima de ello te pedimos que nos des la certeza de que en ese camino, en esa travesía llena de dolor y sufrimiento nos tienes presentes, que allí aparece mi dolor y mi angustia que aparecen mis fracasos y equívocos.

Haznos sentir que en esa cruz nos llevas a nosotros, más allá que quedemos indiferentes frente a ti y miremos cargados de culpas. Queremos dejar nuestras manos abiertas para recibir de ti la vida, por la que te has entregado.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 31

Isaías 52,13 – 53,12

Hebreos 10,16-25 o Hebreos 4,14-16; 5,7-9

Juan 19, 16b – 30

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):            Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor ¿qué habrá cambiado cuando regresemos a nuestras casas una vez finalizado este culto? ¿Qué habrá cambiado en este mundo?

Los seres humanos seguirán teniendo hambre. Seguirá la discriminación por clases y razas. Se seguirán torturando y matando.

¿Qué habrá cambiado en nosotros?

Regresamos a nuestras costumbres y a nuestros problemas y seguirán existiendo la gran mayoría de nuestras preguntas. Deberemos seguir tomando decisiones que nos resultan difíciles.

Pero sí, habrá cambiado algo sustancial:

Sobre la tierra ha sido clavada una cruz. Es una señal…

Para una nueva tierra. Señal de tu amor y tu justicia.

Es señal de esperanza para muchos sobre esta tierra.

Tu cruz nos recuerda…

Que no has muerto en contra de la humanidad sino por ella.

Por los tristes y los desesperados, por los cargados y agobiados,

Por los agredidos y los que están cargados de culpas.

Has muerto por los hambrientos y fugitivos. Por los que sufren las dictaduras pero también por los dictadores. Por los que matan y los que son muertos.

Has muerto por los fieles y por los que se han apartado de ti. Por aquellos que creen y por los que tienen dificultad en hacerlo.

Señor evita que tomemos tu cruz como un mero adorno que tenemos en la iglesia o llevamos en una cadenita al cuello, sino que sea señal de entrega a ti. Cruz bajo la cual encontramos la reconciliación y el amor. Cruz bajo la cual encontramos tu misericordia y tu perdón.

En este Viernes Santo no queremos dejar de pedirte que hagas extensivo este perdón y amor a todos, especialmente a los que están buscando el camino hacia ti. Te pedimos por los que en nuestras propias familias se hacen los duros, los indiferentes. Te pedimos que nos ayudes a no perder la perseverancia de dar testimonio de ti.

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno