A 35 Años fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo encuentra a nieto desaparecido

Gentileza Abuelas de Plaza de Mayo
Gentileza Abuelas de Plaza de Mayo

Tras una búsqueda de 35 años, las Abuelas de Plaza de Mayo lograron encontrar al nieto de Estela de Carlotto, una de las fundadoras de la Asociación cuya tarea se centra en la búsqueda de niños/as nacidos/as centros clandestinos de detención de la dictadura militar Argentina entre los años 1976 y 1983.

Aún no trascendieron detalles del nieto encontrado, la noticia conocida el martes informa que se trata de un importante músico de la ciudad de Olavarría quien voluntariamente se sometió al examen de ADN debido a las dudas sobre su identidad. Para Estela culmina una larga búsqueda de nunca bajar los brazos y mantener la esperanza intacta. Con la aparición de Guido, nombre dado por su madre Laura, las Abuelas de la Plaza de Mayo han logrado encontrar 114 personas ilegalmente apropiadas.

La historia de Estela se enmarca en una larga lucha de muchos sectores y organismos de derechos humanos, que intentan la verdad y justicia, en un país que no quiere perder la memoria y hace un esfuerzo por tratar de reconstruirla aunque de a retazos. Estela, quien finalmente logra abrazar a su nieto perdido, llena de esperanza al país, a América Latina y a todos/as quienes trabajan por un mundo más justo, con verdad y dignidad.

Este logro ha sido también celebrado por el movimiento ecuménico argentino. Mediante trabajo en conjunto, el llamado de las iglesias por la recomposición de esa parte de la historia y la búsqueda de la justicia, se hizo presente desde los primeros momentos de la dictadura. El movimiento ecuménico ha acompañado la tarea de las “madres” y “abuelas”. Esto se refleja en que la propia Estela de Carlotto ha hecho público el apoyo incondicional que ha recibido del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) y de las iglesias argentinas miembros del Consejo Mundial de Iglesias (CMI).

El Pastor Juan Abelardo Schvindt, ex Vicepresidente de la Junta Directiva y ex Secretario General de la Región Río de la Plata del CLAI, recuerda que Carlotto los acompañó en varias actividades, “ella fue quien viajó a Ginebra, a fines de los 70, para reunirse con Charles Harper, encargado de Derechos Humanos para América Latina en el CMI”. Schvindt, quien desarrolla tareas pastorales en la Iglesia Evangélica del Río de la Plata de Paysandú, Uruguay indicó que “el reclamo de Estela, junto a otras lideresas, siempre encontró oídos sensibles en el Consejo Mundial de Iglesias y, en general, en todo el movimiento ecuménico”.

Aunque esta situación surge a partir de una compleja trama de injusticias, a través de este encuentro Argentina le dice al mundo que la perseverancia en la lucha tiene sentido. Este logro es un paso en la lucha porque quedan más de 300 personas que desconocen su identidad. Hay mucho trabajo por hacer, que a la luz de la experiencia de Estela y Guido, iluminará la esperanza de quienes sueñan con ver los rostros de sus nietos/as algún día.

 Eugenio Albrecht – Red de Comunicaciones de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata