Alegría y esperanza en las Iglesias luego de la firma del cese de la violencia en Colombia

 

DiPaz

BOGOTA / Colombia (LWI) – Las Iglesias manifestaron su alegría y su esperanza luego de conocerse la noticia de la firma de un acuerdo entre el Gobierno de Colombia y la Guerrilla, que contempla el cese de fuego y el fin de las hostilidades entre ambos. Además, llamaron a la reflexión sobre otros conflictos armados que aún se mantienen en pie entre movimientos insurgentes, grupos paramilitares y el Ejército Colombiano.

Las iglesias e instituciones basadas en la fe, que están involucradas en el Diálogo Internacional por la Paz (DiPaz), emitieron un comunicado en el que calificaron de histórica la firma del cese de las hostilidades bilaterales, que durante más de cinco décadas mantuvo en una confrontación armada al Estado Colombiano con la guerrilla de las FARC-EP. Este proceso está llegando a su fin luego de que se firmara en La Habana Cuba, el denominado Comunicado Conjunto #75, que se refrendó entre el Presidente de Colombia Juan Manuel Santos y Timoleón Jiménez, alias “Timochenko”, líder de las FARC. Por su parte, el Presidente cubano Raúl Castro, actuó como garante del diálogo y participante activo del acuerdo.

“Celebramos y afirmamos con esperanza el camino que continúa con este anuncio. Es un acto que tiene trascendencia para Colombia y el mundo. Se trata de poner punto final a una confrontación armada entre el Estado Colombiano y la guerrilla de las FARC-EP por más de medio siglo”, dijeron en el comunicado las Iglesias.

Por otro lado, amén de la alegría por el acuerdo, DiPaz recordó que en Colombia también existen otros procesos violentos. Al respecto indicaron que consideran que el acuerdo también representa un gran desafío para el fin de la confrontación armada entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y los avances del paramilitarismo en diferentes regiones del país. La organización manifestó: “hacemos un llamado al gobierno colombiano y al ELN a iniciar la fase de conversaciones y a las organizaciones y la sociedad en general a velar por el desmonte de las organizaciones criminales sucesoras del paramilitarismo”.

Ante la realidad de que muchos han sido los hogares de colombianos y colombianas cuyos hijos e hijas han sido integrantes de las guerrillas y de las fuerzas militares en Colombia, indicaron que “el anuncio nos compromete aún más con aportar en la verificación de los acuerdos a través de acciones concretas en los territorios y a concientizar en diferentes espacios de acción en torno a la necesidad de respetar el ejercicio de derechos políticos de las FARC-EP, para avanzar en el peregrinaje hacia la verdad, la justicia, la paz y la reconciliación”.

Por último, como Iglesias e instituciones relacionadas con la fe, animaron a las comunidades a participar de las movilizaciones y celebraciones litúrgicas en los diferentes puntos del país en favor de la verdad, la justicia, la paz y el camino hacia la reconciliación.

Fuente: Red de Comunicaciones – LAC (FLM)