«Animarlos a no tener miedo»: mensaje de los jóvenes de Katueté y Mbaracayú

Mbaracayú Gleba 4/ PARAGUAY | IERPcomunica – Veintidós jóvenes de las congregaciones de Mbaracayú y Katueté de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) y, entre otras actividades, escribieron un mensaje de Trinidad en el que animaron «a no tener miedo» y a «tener la esperanza de un mañana mejor». La actividad se realizó el la Comunidad de Gleba 4 de Mbaracayú. La jornada se desarrolló al aires libre, con cuidados y mascarillas según el protocolo.

«Aún en una situación difícil de pandemia, el hecho de poder encontrarse, fue un motivo de agradecimiento a Dios de parte de todos los jóvenes», relató el pastor Raúl Müller que acompañó junto a la pastora Rufina Rapp, pastores de Katueté y Mbaracayú. En los últimos años los jóvenes de ambas congregaciones vienen llevando a cabo encuentros y trabajos en conjunto, por lo que los ministros también tomaron como una oportunidad de compartir más allá de lo local, visto que tampoco se pueden realizar actividades distritales o sinodales.

Es el segundo ciclo de campamentos o encuentros de jornadas de un día en base al lema «Jóvenes cristianos en movimiento», siendo que en la oportunidad trabajaron sobre el tema «¿En qué Dios creemos?». El desarrollo del tema arrojó muchas respuestas enriquecedoras, aun trabajando un tema de orden confesional, logrando escribir como resultado una oración, que decidieron enviar a todas las comunidades.


Mensaje de Trinidad elaborado por jóvenes de las congregaciones de Mbaracayú y Katueté

«Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza. No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas.» (Josué 1,9)
Queridas comunidades de nuestra Iglesia Evangélica del Río de la Plata, queremos animarlos a no tener miedo ante las dificultades que atravesamos a causa de la pandemia, dando siempre gracias a Dios por la familia, por la vida y por las nuevas oportunidades, en la esperanza de un mañana mejor.
Como jóvenes los animamos a caminar juntos y juntas orando al Dios trino que siempre nos acompaña:
… Dios padre, que nos diste la vida, haznos capaz de comprender tus enseñanzas y amar como tu hijo nos amó, para así encontrar nuestro propósito en el universo.
Espíritu Santo, que estuviste desde el inicio de la creación, trae fuego a nuestros corazones e ilumina nuestros caminos para que no seamos apenas huesos y carne, sino instrumentos de tu paz… Amén.

Jóvenes de Mbaracayú y Katueté

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *