Argentina y Brasil celebraron por los Ríos libres

 

Se realizó la segunda celebración ecuménica en defensa de los ríos libres. Participaron unas 250 personas del sur de Brasil y de la Provincia de Misiones (Argentina). Foto: Vilson Thielke

PORTO MAUA / Brasil | IERPcomunica – El 10 de marzo se realizó en Porto Mauá, al sur de Brasil, la segunda celebración ecuménica por los ríos libres. La conmemoración estuvo guiada por el lema “Agua que renueva la vida con justicia” y participaron miembros de la Iglesia Evangélica del Confesión Luterana en Brasil (IECLB), Diócesis de Santo Angelo de la Iglesia Católica Romana (ICR Brasil), Iglesia Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU), e Iglesia Evangélica del Rio de la Plata (IERP), ambas últimas de Misiones, Argentina. También hubo asistencia de agrupaciones sociales, representadas el Movimiento de los Afectados por Represas (Movimento dos Atingidos por Barragens -MAB-) y en la Mesa Provincial No a las Represas de la Provincia de Misiones. Varios vecinos también fueron parte de la jornada cúltica.

Con una participación de alrededor de 250 personas se realizó por segunda vez la celebración por los Ríos libres, espacio en el que se recordó la promesa que Dios hizo a Noé de no destruir más la tierra por medio del agua. También confesaron y denunciaron que el ser humano sí es capaz de destruirla, a causa de su ignorancia y ambición, poniendo el redito monetario por encima del valor vital del agua para toda la vida.

Como símbolo profético se ubicó una balanza en el altar. En un lado del brazo se colocó una bolsa de dinero y en el otro lado una fuente con agua del río haciendo contra peso. Siguiendo a la palabra profética que Dios pone en boca del profeta Amós, “que fluya como agua la justicia, y la honradez como un manantial inagotable” (Am 5:14), una joven vertió más agua en la fuente y la balanza se inclinó hacía la vida que pesa más que cualquier rédito monetario. El símbolo profético fue reforzado por el testimonio de la joven Lais Tonatto, afectada por la Represa Itá (Brasil). Frente a los presentes comentó visiblemente conmocionada como por causa de la represa y por causa de la ambición de unos pocos, ella y su familia perdieron su tierra y su casa donde vivieron y trabajaron por largos años.

Como final y para simbolizar el compromiso de que el agua sea para vida y no para la muerte, el Pastor Sinodal del Sínodo Riograndense de la IECLB Vilson Thielke invitó a los presentes a tomar uno de los vasos de agua fresca que los organizadores repartieron.

En el año 2016 tuvo lugar la primera celebración ecuménica a orillas del Rio Uruguay en Alba Posse (Argentina). Los presentes acordaron que ahora en adelante, el acuerdo entre ministros de la IERP y de la IECLB y miembros de la Diócesis Santo Angelo será celebrar cada año una Oración Ecuménica para dar gracias a Dios por el Rio Uruguay y, por otra parte, como una vigilia, en que las iglesias se comprometen a seguir velando por la libertad de los ríos frente a cualquier intento de capitalizar, comercializar y privatizarlos, por ejemplo por medio del proyecto de la Mega-represa Garabí-Panambí.

Texto: Pastor Waldemar von Hof  y Vicario Michael Nachtrab