Dar testimonio inmersos en “situaciones alarmantes”: mensaje de la Conferencia Ministerial Plenaria

 

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – La Conferencia Ministerial Plenaria de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) que reúne a más de sesenta Ministros y Ministras de Argentina, Uruguay y Paraguay, se manifestó definiendo la actual situación social como “alarmante”, donde “quienes tienen el poder, buscan imponerse como sea y sobre quien sea, a fin de conquistar seguridades”. Por otro lado,  identificó a la violencia como “destructor de las instituciones democráticas, derechos laborales, sociales, económicos y ecológicos”. Según los Ministros y las Ministras de la IERP, esta situación deja a un costado a muchas personas y genera víctimas de inseguridad, violencia y corrupción. Por otra parte, llamaron a la Iglesia a sentirse involucrada para rechazar el autoritarismo, respetar las instituciones democráticas, defender los derechos de los más débiles, respetar la diversidad, apoyar el tratamiento y aprobación de la ley en Argentina que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo, entre otros aspectos.

En su encuentro, que se realizó en la ciudad argentina de Paraná entre los días 10 a 12 de abril, los pastores, pastoras, diáconos y diáconas de la IERP se dirigieron a la sociedad con la introducción del texto de Romanos 12, 1 – 12, e indicaron que “nos hemos dado un tiempo de encuentro y reflexión sobre las prácticas litúrgicas en las Congregaciones, que enriquecen la vivencia comunitaria de la fe, que sostiene su testimonio en el mundo ayer, hoy y siempre”. Entre tanto, al observar la realidad social fueron muy contundentes, indicando “hoy nos encontramos inmersos, en situaciones alarmantes”, donde “quienes tienen el poder, buscan imponerse como sea y sobre quien sea, a fin de conquistar seguridades”. Esta dinámica fue definida por los Ministros y las Ministras definieron como carrera violenta”, que trae como resultado que se “pisotean instituciones democráticas, derechos laborales, sociales, económicos y ecológicos”, resultando que “Todo lo colocan a merced de sus mezquinos intereses, dejando al costado a muchas personas, víctimas de la injusticia, desigualdad, violencia y corrupción”.

En lo que respecta al testimonio de las comunidades, puntualizaron: “sabemos que las congregaciones de la IERP están en el mundo, porque es el lugar en donde el Señor las llamó a dar testimonio. En ellas el Espíritu Santo sopla creando frutos de amor, comunión y servicio, para que toda persona se sienta amada, aceptada y acompañada por la Gracia y Misericordia de Dios”.  En ese sentido, refirieron que así como la liturgia reafirma la identidad, hay varios aspectos que son desafiantes para la Iglesia toda:

– Rechazar toda injerencia autoritaria y oportunista de las instituciones democráticas:
– Comprometernos a asistir a las víctimas de la desigualdad, especialmente a los niños/as y adolescentes
– Exigir y comprometernos al diálogo inclusivo que respete las diversidades
– Apoyar el tratamiento y aprobación de la ley en Argentina que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo.
– Apoyar a quienes, afirmados en la Palabra de Dios, se comprometen activamente en la defensa de los Derechos Humanos, la dignidad de los pueblos y el cuidado del planeta.

 

Leer aquí la declaración completa de la Conferencia Ministerial Plenaria 2018