«De cara al 8 de marzo»: declaración de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata

 

La Secretaria General de la IERP, Pastora Sonia Skupch, dijo que Iglesia se compromete «a seguir trabajando por un mundo más justo en donde todas las mujeres sean dignamente tratadas y donde ninguna mujer o niña tenga que temer por su vida». Foto: Eugenio Albrecht

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – A dos días de cumplirse un nuevo aniversario del Día Internacional de la Mujer y en vísperas de la convocatoria a un paro Internacional de Mujeres, la Pastora Sonia Skupch, Secretaria General de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) hizo referencia al tema. En primer término, reconociendo el lugar y el valor de la mujer en la Iglesia y en la sociedad, pero también mostrando preocupación por la falta de justicia hacia las mujeres. En su declaración, Skupch indicó además que la IERP siempre se ha comprometido en la búsqueda de la justicia, así como a seguir trabajando por un mundo más justo «en donde todas las mujeres sean dignamente tratadas y donde ninguna mujer o niña tenga que temer por su vida».

«De cara al 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, para el cual también se ha convocado un Paro Internacional de Mujeres, la Iglesia Evangélica del Río de la Plata quiere, en primer lugar, reconocer el valor y la importancia de la presencia de las mujeres en nuestra Iglesia, como también en la sociedad en general. En la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, las mujeres son un pilar fundamental en la vida de las congregaciones y de los proyectos diacónicos. Con su trabajo, valentía, coraje e inteligencia sostienen gran parte de las tareas y responsabilidades en todos los espacios de nuestra iglesia», indicó Sonia Skupch.

Sobre ésto último, la religiosa puntualizó: «Reconocemos y expresamos nuestra gratitud a todos los grupos de mujeres, grupos de damas, catequistas, organistas, visitadoras, pastoras, diáconas, miembros de comisiones y diferentes espacios de liderazgo en nuestra iglesia. Al mismo tiempo reconocemos nuestro dolor por la falta de justicia que existe hacia muchas mujeres, reconocemos con dolor el maltrato físico y psicológico que muchas mujeres reciben, reconocemos con dolor la falta de oportunidades de muchas mujeres por el simple hecho de haber nacido mujer y reconocemos y nos lamentamos por las tantas mujeres que han muerto a raíz de la violencia contra ellas».

Finalmente, Skupch se refirió al compromiso institucional de la IERP respecto de la temática, añadiendo que la Iglesia se compromete «a seguir trabajando por un mundo más justo en donde todas las mujeres sean dignamente tratadas y donde ninguna mujer o niña tenga que temer por su vida. Desde el púlpito, el estudio de la Biblia, la oración y el acompañamiento pastoral continuaremos caminando junto a todas las mujeres, así como nuestro Señor Jesucristo también lo hizo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *