Domingo 1 de agosto

10° domingo después de Pentecostés, 18° en el año

Le preguntaron: “¿Qué señal puedes darnos, para que al verla te creamos?”

Juan 6,30

Cierto hombre susurró: “¡Dios, háblame!” Y el árbol cantó. Pero el hombre no oía. Luego pidió: “¡Dios, háblame!” Y un rayo cruzó el cielo. Pero el hombre no vio nada y dijo: “¡Dios, permite que te vea! “ Y una estrella se iluminó con gran esplendor, pero él no la notó. Entonces gritó: “¡Dios, muéstrame un milagro!” Y en ese momento nació un bebé. Pero el hombre no lo supo. Finalmente pidió desesperado: “¡Tócame, Dios, y hazme saber que estás aquí!” Y Dios bajó y tocó al hombre. Pero éste espantó a la mariposa que se había posado en su mano. Y continuó caminando… No oyó, no vio, no notó, no sintió nada.

Las personas siempre han pedido y piden milagros. Dicen que si Dios produce un milagro, creerán en él. Pero el ser humano es tramposo. Porque ya tiene en mente qué exactamente, cómo, cuándo y dónde debe suceder el milagro. Y continúan caminando… No oyen, no ven, no notan, no sienten nada…

Jesús había hecho un milagro, alimentando con cinco panes y dos pescados a una enorme multitud. Sin embargo, el resumen de Jesús es: “Ustedes me buscan porque comieron hasta llenarse, y no porque hayan entendido las señales milagrosas” (v. 26). Eso es durísimo. Buscan a Jesús sólo por sus regalos. Lo usan, o lo quieren usar. Pero Jesús no se conforma con hacer un espectáculo de milagros, fugaz y entretenido, y ganarse así su simpatía. Por eso el evangelista Juan no habla de milagros, sino de señales milagrosas que revelan una Realidad detrás de la realidad, una Vida detrás de la vida. Alimento que no sólo llena el estómago, sino la vida misma: “No trabajen por la comida que se acaba, sino por la comida que permanece y que les da vida eterna. Ésta es la comida que les dará el Hijo del hombre.” (v. 27)

Karin Krug

Salmo 78,23-29; Éxodo 16,2-4.9-15; Efesios 4,1-16; Juan 6,24-35

Agenda Evangélica: Salmo 63,2-9; Jeremías 1,4-10; Filipenses 3(4b-6)7-14; Mateo 13,44-46; Mateo 7,24-27 (P)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *