Domingo 10 de febrero

 

5º domingo después de Epifanía

Simón le dijo: “Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y no hemos pescado nada; pero ya que tú me lo pides, echaré la red.”

Lucas 5,5

DESCARGAR EL AUDIO

Se nos invita a una tremenda cantidad de trabajo para con el reino de Dios. Y este trabajo encomendado directamente por Jesús va a beneficiar a los mismos “contratados”, ¡porque va a ser también para su propia bendición!

Muchos lo pueden confirmar: los que nos hemos inclinado al trabajo en la iglesia, o a cooperar en ella, ya sea en la música, en el trabajo infantil o en las comisiones directivas. Cuando el trabajo es asumido espiritualmente por un llamado de Jesús, no faltará la bendición espiritual. Pero para ello hay que tomar en serio la palabra de Jesús, incluso cuando el sentido común nos hable en contra, como con la experiencia de Pedro y su pesca. Lo explico con un ejemplo: Muchos cristianos afirman hoy, según su sentido común, que las diferencias doctrinales entre las diversas iglesias cristianas no deberían verse tan estrechamente, no debemos ser tan dogmáticos. El ecumenismo es la gran palabra de moda, y sí, nos hacemos de muchos amigos y hallamos todo mucho más placentero y liviano si las diferencias se dejan de lado. Sin embargo, Cristo advierte que debemos apegarnos a sus palabras y a las del apostolado con firmeza y evitar todo lo que las contradiga. Cristo mismo exige una demarcación, y hacemos bien en responder como Pedro: “Maestro, (o ¡Señor autoridad!) Queremos enseñar a vivir tu palabra en la iglesia, así como tú lo enseñaste, incluso si las masas piensan diferente”. La bendición será entonces, sí, inevitable: muchísimas personas experimentan en su vida: ayuda, guía, alivio del estrés al llevarla a cabo y total despojo de mala conciencia; consuelo en la enfermedad, el sufrimiento y ante la muerte –sólo por anunciar un evangelio puro– De eso se trata la abundante pesca, una rica cosecha.

Enzo Pellini

Salmo138,1-5.7-8; Isaías 6,1-8; 1 Corintios 15,1-11; Lucas 5,1-11; Agenda Evangélica: 1 Corintios 13