Domingo 2 de junio

 

7º domingo de Pascua, Exaudi

Te pido que todos ellos estén completamente unidos… para que el mundo crea que tú me enviaste.

Juan 17,21

DESCARGAR EL AUDIO

Ay, Señor, cómo nos conoces; ¡cuánto sabes del corazón humano! Sabes de nuestras miserias y mezquindades. Conoces nuestros se-cretos más ocultos. Secretos que hablan de nuestros sueños de con-quista y recelos. Sabes, Señor, aún mejor que nosotros y nosotras de nuestras pequeñeces; de los recelos y envidias con los cuales intima-mos; de cada una de nuestras hipócritas acciones.

Y tú nos quieres juntos, Señor; uno con la otra. Como un puzzle maravilloso de conjunción y armonía. Pero desistimos del abrazo, de la generosidad fecunda, de la comprensión de las palabras. Rechazamos tu camino, camino que converge, e inventamos atajos que nos alejan.

Y tú ahí, eterno Dios, levantando puentes que nos unan; y acá el género humano, pobres dioses fatuos, levantando muros que nos cer-quen. Y aquello que fue concebido carne de mi carne, imagen y se-mejanza, hermana y amigo; aquello, digo, se corrompe y separa, se desliga de la otra para asirse a uno mismo.

Y tú insistes, Señor, quieres que estemos unidos, que andemos la vida una al lado del otro. Quieres que unidos como hermanos y discípu-las tuyas, demos testimonio al mundo de tanta misericordia y tanto amor. Que allí donde el mundo pone obstáculos y coloca barreras, seamos simiente evangélica, cimientos del reino. Reflejos de luz maravillosa que en Cristo derramas, para que sea él quien disipe las tinieblas, e ilumine corazones y conciencias. Que allí donde el yo se levante en un ego in-alcanzable, el tú convoque al afecto y al encuentro, a la comunión fra-terna, inacabable. Testimonio de amor en medio de tanto desamor, amor que es compromiso, amor concreto, como concreto lo eterno.

David Juan Cirigliano