Domingo 21 de octubre

22º domingo después de Pentecostés, 29º en el año

DESCARGAR AUDIO

Pero entre ustedes no debe ser así.

Marcos 10,43

Cuando los discípulos escucharon de Jesús que iba a morir, pero al tercer día resucitar; muchas cosas pasaron en sus cabezas. Entre ellas, la idea de buscar algún lugar de privilegio o pasar a ser el líder del grupo. Entonces Jesús les dice: no debe ser así entre ustedes.

Lo dijo aquella vez, pero, si miramos la historia de la Iglesia, nos damos cuenta de que los deseos y pujas por el poder y los privilegios surgieron desde el principio. ¡No podemos con nuestro genio!

Un escrito de Alejandro Zorzin sobre Catarina von Bora dice que a partir de los matrimonios de los religiosos, se acabaron las jerarquías: ya no están las personas consagradas y las que no. Esto fue algo muy importante del movimiento de la Reforma.

Sin embargo, a pesar de ser protestantes, no lo vivimos de esa manera, hacemos diferencias entre nosotros: quienes están dentro o fuera de la iglesia, de las comisiones, del pastorado, de la Junta Directiva, de la presidencia. Mucha gente actúa diferente si el pastor está presente o no. Esto significa que somos jerárquicos aunque hablemos del sacerdocio universal de los creyentes.

Mientras tanto, Jesús nos sigue diciendo: no debe ser así entre ustedes.

¡Qué distinto sería si cada uno de nosotros, de nosotras tuviéramos la vocación de servicio! Que estuviéramos dispuestos, dispuestas a dar de nuestro tiempo y bienes a favor de quien lo necesita. Qué distinto sería si en lugar de categorizarnos entre nosotros lleváramos adelante la propuesta de Jesús de servir al otro, a la otra. Nuestra iglesia sería distinta.

Estela Andersen

Salmo 33,4-5.18-20.22; Isaías 53,10-11; Hebreos 4,14-16; Marcos 10,32-45; Agenda Evangélica: Jeremías 29,1.4–7.10–14