Domingo 3 de enero

2° domingo después de Navidad

Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, pues en Cristo nos ha bendecido en los cielos con toda clase de bendiciones espirituales.

Efesios 1,3

¡Con la alabanza a Dios comienza todo! Con una glorificación el autor de la carta a los Efesios se acerca al secreto de Dios, que se revela a nosotros, los seres humanos, de tantas y distintas maneras. No explica al Dios trino. Glorifica a Dios, no define, alaba. No da una charla, canta su credo. Y si alguien le pregunta: ¿Cómo lo sabes? Luego contestará: “Porque estoy en Cristo, por eso puedo cantar”. No es así que supiese todo sobre Dios, pero todo lo que es importante para mi vida, Dios me lo ha demostrado en Cristo. Queda un secreto, pero quien está en Cristo puede vivir de otra manera, dice el cantor de la alabanza celestial. Quien está en Cristo es iluminado por el resplandor de Dios. Ahora depende de nosotros, que nos veamos a nosotros mismos en esta luz, en la cual Dios nos ve, y que vivamos en esta luz. Creer en Dios no significa que cerremos vista y oídos ante las experiencias negativas. Lo que nos pesa en la vida queda pesado, lo que nos oprime no se disuelve. Muchas de las reglas concretas que da a sus lectores hoy en día ya no las podemos consentir una a una. Pero su punto de partida queda útil en su base: Alabemos a Dios, porque estamos en Cristo. No olvidaremos esta fundamentación, en ella está la causa de la alabanza a Dios que nos da el v. 10: “Y este designio consiste en que Dios ha querido unir bajo el mando de Cristo todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra.”

Canta, canta, alma mía, a tu rey y tu señor, al que amante te dio vida, te cuidó y perdonó. Canta, canta, alma mía, canta al poderoso Dios. (Canto y Fe N° 200)

Wilhelm Arning

Salmo 147,13-21; Jeremías 31,7-14; Efesios 1:3-14, Juan 1,1-18

Agenda Evangélica: Salmo 100; Isaías 61,1-3(4.9)10-11; Lucas 2,41-52 (P); 1 Juan 5,11-13

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *