Domingo 3 de febrero

 

4º domingo después de Epifanía

Entonces Jesús comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de ustedes”.

Lucas 4,21

DESCARGAR EL AUDIO

Mi recomendación para este domingo es que podamos leer toda esta perícopa. Jesús nos ofrece el programa de la misión de Dios, tam-bién para nuestro tiempo.

Releyendo el texto me surgen preguntas: ¿quiénes son los pobres hoy? ¿Qué tipo de encuentros y relaciones son necesarios para cono-cernos, querernos, aceptarnos tal cual somos en medio de nuestras diversidades? ¿Qué significa hoy buena noticia? ¿Y qué podemos ha-cer nosotras, qué podemos hacer nosotros?

Estoy convencida de que Dios nos está eligiendo para anunciar el tiempo favorable, el tiempo de gracia, el tiempo de liberación. Este anuncio que hace Jesús no es sólo palabras, es acción. Jesús ense-ñaba, pero también sanaba; predicaba, pero también caminaba entre la gente; oraba, pero también conocía los problemas y enfermedades de su gente; conocía su Biblia (el Antiguo Testamento), pero también cómo vivían las personas de su pueblo. Hablaba del reino de Dios, no sólo para los intelectuales sino para todas las personas. Predicaba el reino de Dios y su justicia y denunciaba las situaciones de injusticia… por eso se convirtió en un perseguido religioso, aunque no exclusi-vamente religioso, pues se lo veía como un líder que molestaba, un agitador de masas.

¿Nos estará llamando Dios a imitar a Jesús?… Recordemos que Dios nos provee el Espíritu Santo para equiparnos para esta tarea.

Wilma E. Rommel

Salmo 71,1-6.15-17; Jeremías 1,4-19; 1 Corintios 12,27-13,13; Lucas 4,16-30; Agenda Evangélica: Hebreos 4,12-13