El MEDH pide por la búsqueda de un trabajador desaparecido en Río Negro

 

El Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos le pidió al gobierno de Río Negro que aporte los fondos para explorar el jagüel donde se sospecha estaría el cuerpo de un trabajador desaparecido en 2011. En el centro de la imagen María Ester Norval, integrante de la Junta Directiva de la IERP. Foto: Diario la Palabra
 
VIEDMA / Argentina | IERPcomunica – Referentes de diferentes cultos, que confluyen en el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, se presentaron el 16 de noviembre en Casa de Gobierno para hacer entrega de un petitorio dirigido al gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck para que aporte los cerca de 3 millones de pesos que costaría la realización de los trabajos de vaciamiento del jagüel, un profundo pozo de entre 80 y 100 metros, donde testigos reservados aseguraron que fue asesinado y arrojado el trabajador rural Daniel Solano, desaparecido hace más de seis años en Choele Choel, caso por el que hay seis policías rionegrinos imputados.
 
Además hicieron entrega de una nota del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel dirigida al gobernador reclamando que avance en este sentido y destacando la importancia del derecho a la verdad que tiene la familia Solano para poder conocer que fue lo que pasó con el joven y dar con sus restos.
 
María Esther Norval, integrante de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) detalló que el primer pedido fue realizado de manera conjunta por Obispado de Viedma, Iglesia Evangélica Río de la Plata, Iglesia Metodista, Iglesia Bautista, “para solicitarle al gobernador que arbitre las medidas el dinero para bajar al jagüel y ver si por fin se puede dilucidar si se encuentran los restos de Daniel Solano” 
 
“Hace seis años que hay una familia sufriendo por esta situación, esto ha pasado por múltiples avatares, hay una causa que tiene 54 cuerpos, 24 causas colaterales y pensamos que esto tiene que llegar a su fin para saber si en ese jagüel de la Estancia La Manuela están o no los resto de Daniel”, remarcó Norval.
 
Por su parte, el cura Luis García consideró que “no se puede hacer oidos sordos a esta solicitud” y haciendo suyas las palabras del padre Cristián de Choele Choel, sostuvo que “mientras daniel Solano continúe desaparecido hay un delito gravísimo que se sigue cometiendo y quienes cooperen de modo directo o indirecto con la desaparición de Daniel Solano son cómplices” y denunció que “este nivel de complicidad está presente en muchos estamentos del gobierno de la provincia”. 
 
Fuente: La palabra de Río Negro