El Pastor Arturo Blatezky recibió legajos sobre personas perseguidas en la dictadura

 

El Pastor Arturo Blatezky junto al Premio Nobel de la Paz Adolfo Perez Esquivel en el acto de entrega de la documentación este 24 de marzo de 2018. Foto: Peter Rochón

LA PLATA / Argentina | IERPcomunica – El sábado 24 de marzo, en el marco del cumplimiento de los 42 años del Golpe Militar en Argentina, el Pastor Arturo Blatezky, Pastor Emérito de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) y ex Coordinador del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), recibió legajos con detalles del seguimiento que los servicios de inteligencia de la dictadura militar Argentina realizaron a religiosos y líderes sociales durante la década de 1970.

Se trata de documentación en la que se detalla el seguimiento que  integrantes de la Dirección de Inteligencia de la Policía Provincial de Buenos Aires (DIPBA) realizaban; persiguiendo, espiando y confeccionando miles de fichas de ciudadanos durante los años de dictadura militar. En ese momento, la burocracia del terrorismo de Estado los clasificaba como “delincuente social”, “delincuente político” o “delincuente subversivo”. Eran datos procesados por todas las fuerzas entre sí. Con esta información, se secuestró y asesinó a muchas personas. El paso del tiempo convirtió estas fichas en pruebas significativas para los juicios de lesa humanidad y permiten reconstruir las lógicas de los servicios de inteligencia.

“Lo recibo en nombre de Marlene Kegler, que fue secuestrada en La Plata y fue mi primera catequista en mi primera Parroquia, fue asesinada en Arana y crucificada” dijo el Pastor Arturo Blatezky al tomar la palabra durante la entrega, quien señaló respecto de Kegler que “cuando la torturaban ella decía que con genocidas una cristiana no habla”. Por otra parte, indicó: “Lo hago también en nombre de Pepe Tedeschi, Sacerdote de Villa Itatí, secuestrado y destrozado acá en La Plata”, refiriendo que el propio MEDH nació en febrero de 1976 a partir de su asesinato y del también Sacerdote Francisco Suarez.

Durante sus palabras, el Pastor Blatezky estuvo acompañado por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y el Sacerdote Católico Luis Farinello: “estamos aquí presentes, en nombre de la otra Iglesia, la que se arrodilla delante de Jesús y de los crucificados y que trata de liberarlos y se compromete con la resurrección”, sintetizó.

Sobre el final del acto se descubrió la placa que señaliza el lugar como sitio de memoria según la Ley Nacional de Sitios: “Aquí se planificaron y ejecutaron crímenes de lesa humanidad”, se puede leer en la placa que quedó establecida en el espacio. Luego se descubrió sobre la vereda de ingreso una instalación de mármol homenaje a los 30.000 desaparecidos. Para terminar el acto, sobre la fachada del edificio, Herenia Sánchez Viamonte, Madre de Plaza de Mayo, descubrió uno de los pañuelos emblemáticos que fueron retirados hace un tiempo de la Plaza de Mayo.