En un marco celebrativo y de fiesta popular se inauguró el templo de Posadas

 

La inauguración terminó en fiesta popular y baile en plena calle que fue cortada por personal de tránsito para permitir la expresión artística y la alegría. Foto: Eugenio Albrecht

POSADAS / Argentina | IERPcomunica – Con la presencia de unas trescientas almas emocionadas, se inauguró este domingo 21 de julio el templo y Centro Ecuménico Dietrich Bonhoeffer de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) en la ciudad capital de la Provincia de Misiones; un espacio que reúne a una comunidad de fe, pero también realiza un trabajo ecuménico de pastoral de la salud en el Hospital Maradiaga y en la contención de estudiantes universitarios que llegan de otras localidades para realizar una formación superior. Fue un día de encuentro de generaciones, comunidades y seres humanos atravesados por una serie de sentimientos. Luego del culto, hubo un almuerzo comunitario y por la tarde actuó el músico misionero Joselo Schuap.

La celebración fue una expresión de alegría, gratitud y el sentimiento de haber arribado a una meta muy soñada por muchos durante mucho tiempo. Contó con la presencia una delegación de la Kirchenkreis Halle de Alemania, que aportó una parte del dinero para la construcción; el Pastor Presidente de la IERP, pastor Leonardo Schindler; la Subsecretaria de Cultos de la Provincia de Misiones, Rossana Barrios, entre otras autoridades y representantes de comunidades del Distrito Misiones. La jornada comenzó con la actuación en la calle de la banda del Servicio Penitenciario Provincial, que entonó las estrofas del himno nacional. Luego el Pastor Presidente de la IERP y el Arquitecto Gerardo Banach, Presidente de la Congregación y director de la obra, cortaron la cinta para ingresar por primera vez al edificio, donde se celebró el culto de acción de gracias.

La liturgia estuvo a cargo de la vicaria Paula Fogel, actualmente en la pastoral de Posadas, y contó con la participación de los pastores Distrital Carlos Kozel, Claudio Schvindt de Obera y Eugenio Albrecht, que durante nueve años trabajó en la comunidad. Entre tanto, la predicación fue compartida por el Pastor Presidente de la IERP, pastor Leonardo Schindler, que al haber trabajado durante 13 años en la Congregación Evangélica del Río de la Plata Leandro N. Alem que dio inicio al proyecto, pudo hacer un repaso sobre la manera que se retomó el trabajo allí, trayendo a la mente personas y momentos. Entre otras cosas, destacó que en el pasado hubo un viejo templo que se incendió en las afueras de Posadas. “Una vez fuimos al lugar y lo único que encontramos fue una vieja cruz de madera”, dijo. Luego, compartió sobre los diferentes diálogos sobre cómo retomar la tarea. Relató que había algunos que querían construir una pequeña capilla en las afueras, debido a los altos costos de los inmuebles en las zonas céntricas. Finalmente, y a partir de la elaboración del “Proyecto Buscando Ser Tierra Fértil”, que contempla un trabajo pastoral más amplio, involucrando la contención de estudiantes universitarios y la pastoral de la salud, se logró comprar una vieja casa a tan sólo dos cuadras del Hospital Ramón Madariaga, principal centro de salud de la provincia y uno de los más modernos del país. En esa casa funcionó por alrededor de siete años un precario albergue, que con siete camas cobijó a más de mil personas en sus necesidades de alojamiento.

Haciendo una analogía con lo que fue sucediendo en la historia de la comunidad de Posadas, el Pastor Schindler utilizó el texto de Lucas 10, 25 – 37 que relata la “parábola del buen samaritano”, sobre la que reflexionó sobre el rol del posadero y que bajo ningún aspecto estaba preparado para recibir a un enfermo. El samaritano, “tuvo compasión, pero no pudo concluir solo su obra porque necesitó de un lugar para esa persona”, compartió. Por lo que el posadero, “tuvo que poner su cuota de solidaridad y habrá tenido que adaptar el lugar y acomodarlo a las circunstancias”. Schindler retomó así el gesto del buen samaritano y llamó a la comunidad de Posadas a seguir actuando desde el perdón y la misericordia: “tenemos que anunciar el mensaje de la gracia y el amor en un formato que se pueda entender” “Estoy convencido que las comunidades en las ciudades están llamadas a ser comunidades de amor y de servicio”, destacó. Al final recalcó “yo los animo a que no se conformen con esto, sino que sigan soñando… me encantaría que en poco tiempo podamos tener las habitaciones de arriba, para que vuelva otra vez Posadas a ser la posada de aquellos que necesitan”. Sobre el final señaló que “si bien es bueno tener un lugar, lo que Jesús rescata es la actitud del samaritano, porque si no hay samaritano, no tiene sentido”.

Al momento de los saludos, intervino la Subsecretaria de Cultos de la Provincia de Misiones Rossana Barrios, que felicitó a la comunidad por la inauguración, al tiempo que destacó el testimonio social de la IERP y puntualmente recordó que gracias a la presentación que los ministros del Distrito hicieron a la Cámara de Representantes, desde 2017 a provincia de Misiones celebra el 31 de octubre como “Día de la Reforma Protestante”. Además, entregaron saludos Erica Arning y Matthias Jörke, integrantes de la delegación de Halle, representantes de la Congregación de Puerto Esperanza, que entregaron como presente un equipo de Santa Cena y de la Congregación Evangélica del Río de la Plata – L. N. Alem, que dejaron un reloj como presente. Por su parte, también el Distrito Paraguay envió sus saludos a través de una carta y la presencia del Vicario Jonathan Michel, que dejó como regalo una Biblia que su distrito editó en ocasión de los 500 años de la Reforma Protestante en 2017.

En lo que respecta a la construcción, la misma consta de 200 metros construidos sobre un terreno pequeño de 224 metros cuadrados, siendo que los 24 metros sin construir, están relacionados a la necesidad de ventilación e iluminación, según destacó el director de la obra, Arquitecto Gerardo Banach. La construcción está hecha de forma tradicional, con una estructura de hormigón armado que sostiene la edificación. Entre tanto, los cerramientos son de aluminio, lo que garantiza una mayor durabilidad. Tiene un espacio para sanitarios, una sala para reuniones u oficinas, accesos, un amplio salón de usos múltiples, que se utilizará como templo y para actividades diversas. La obra cuenta con la aprobación de todos los organismos y entes municipales, provinciales y nacionales. La edificación fue posible gracias a muchos aportes de la comunidad, del Distrito Misiones y particulares; que donaron terrenos, dinero, material de construcción y trabajo. Además hubo importantes aportes de la Iglesia Evangélica de Westfalia, de la “Kirchenkreis” Halle y de la Obra Gustavo Adolfo (OGA), todas ellas de Alemania. Esta prevista una segunda etapa, que contempla la construcción de un nuevo albergue para personas que tengan familiares en el hospital, así como un espacio que se destinará como hogar de estudiantes. Esta obra permitirá en parte el auto sostenimiento del proyecto, más allá de la oportunidad de seguir profundizando la diaconía y el servicio en la sociedad misionera.