Falleció en Misiones el Pastor Victor Schöller

 

Victor Scholler

JARDIN AMÉRICA / Argentina (@IERPcomunica) – A los 65 años falleció hoy el pastor Victor Schöller luego de padecer leucemia.

Había nacido el 14 de abril de 1951 en Hohenau, Paraguay; sin embargo, su padre, que había pasado cinco años en la guerra del Chaco, entre Bolivia y Paraguay; decidió inscribirlo como Argentino en la ciudad de Posadas, debido a que consideraba que el servicio militar de ese país no lo expondría tanto como ocurría en Paraguay. Las circunstancias lo llevaron a que tampoco lo cumpliera en Argentina, porque en ese momento se encontraba estudiando teología en Buenos Aires. Estuvo en Buenos Aires, luego pasó un tiempo en Alemania. Fue pastor en la Congregación Evangélica Luterana de Paysandú (Uruguay) y por largo tiempo en la Provincia de Misiones en las Congregaciones de Leandro N. Alem y Evangélica Misiones Centro, con sede en Jardín América.

Su pastorado debió interrumpirse debido a su imposibilidad de mudarse en su momento de esa provincia. Sin embargo, tal como recordó su hermana, la también pastora Aurelia Schöller, seguramente le hubiera gustado ser recordado como pastor.

 

A continuación un texto escrito por el Dr René Kruger, que conoció muy de cerca al pastor Schöller

In memoriam del estudiante de teología del ISEDET Víctor Schöller:

Victor Scholler estudianteEn la primera mitad de la década del 70, el entonces recientemente creado ISEDET vio una verdadera “invasión nórdica” con estudiantes de Misiones y Paraguay, que se sumaron a unos cuantos provenientes de otras geografías del continente. De la IERP éramos cuatro los que veníamos de la tierra colorada: Juan Pedro Schaad de Eldorado, Rodolfo Gross  y Víctor Schöller de Encarnación y un servidor de Hohenau. Con tenaz estudio había que conquistar no solo la teología, sino también un entorno porteño extraño al principio para quienes proveníamos de otro hábitat.

El origen geográfico y cultural común de aquel cuarteto, al que se sumaron dúos, tríos y cuartetos entrerrianos, santafesinos, uruguayos, brasileños, bolivianos y otros más, nos daba cierta contención para superar la agresividad caótica de la gran urbe y convertirla con el tiempo en un desafío, pues tarde o temprano nos tocaría ejercer el pastorado ya sea en esa metrópolis u otra urbe del continente. Además, Buenos Aires nos brindaba innumerables posibilidades culturales y académicas que había que aprovechar para acumular reservas para el futuro.

Victor Scholler estudiante 2En el cuarteto, Víctor era el matero nato, compartiendo esa función con expertos de otros lados. Hasta dormía con el mate, esa expresión suprema del compañerismo rioplatense que se fue formado entre todos los miembros de aquella camada.

Uno tras otro iba terminando el estudio y la mayoría encaró con cariño y ganas el desafío del trabajo pastoral. Nuestros caminos se bifurcaron, algunos volvieron a cruzarse, otros se alejaron; nos casamos, formamos familias, nos encontramos por aquí y por allá; y siempre surgía de nuevo el recuerdo de lo que se formó en años de estudio, mate, realidad política acuciante, dudas, crisis, risas, problemas, cuestionamientos profundos, compromiso y vocación. ¡Qué tiempos aquellos!

Gracias, Dios, por el compañerismo vivido de manera tan intensa.

René Krüger