Histórico: el Papa Francisco participó de la conmemoración de los 499 años de la Reforma

 

papa-francisco-junge-munib-younan
De izquierda a derecha: Cardenal Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos; Obispo Rev. Munib Younan, Presidente de la FLM; Papa Francisco y Rev Dr. Martin Junge, Secretario General de la FLM.

LUND / Suecia | IERPcomunica – En un hecho histórico, el Papa Francisco participó el 31 de octubre de la conmemoración de los 499 años del aniversario de la Reforma Protestante. El encuentro fue organizado por la Federación Luterana Mundial (FLM) y tuvo dos espacios, uno la Catedral de Lund y oto en el Estadio Malmö Arena. También fueron protagonistas el Secretario General y el Presidente de la FLM, Martin Junge y Munib Younan, respectivamente; además de varios lideres protestantes de todo el mundo. Durante la ceremonia se reconocieron errores, se pidió perdón, se oró y se pidió por la búsqueda de caminos de comunión. Además, fue firmada una declaración conjunta, hecho que que fue aplaudido por la multitud.

Por primera vez luego de la ruptura producida en el Siglo XVI entre lo que en ese momento se denominó el “Movimiento de los Protestantes” y la Iglesia Católica, que un Papa participó de la conmemoración de la Reforma, lo que está siendo visto como un gesto de acercamiento y de búsqueda de comunión, tanto por la Iglesia Luterana, como la Iglesia Católica y la sociedad en general.

Cuando el Papa Francisco habló en la Catedral de Lund, rememoró las últimas palabras de Cristo en la última cena, expresando que su sentido profundo está en la búsqueda de la unidad para todos los que creen en Él: “En este encuentro de oración, aquí en Lund, queremos manifestar nuestro deseo común de permanecer unidos a Él para tener vida” y a modo de oración imploró a Dios “Te pedimos Señor, ayúdanos con tu gracia a estar más unidos a ti, para dar juntos un testimonio más eficaz de fe, esperanza y caridad”. Por otra parte, el Sumo Pontífice señaló que en encuentro significa un momento para dar gracias a tantos esfuerzos que no se resignaron a la división, sino que mantuvieron viva la esperanza de la reconciliación entre todos los que creen en el único Señor. En ese sentido, además expresó su gratitud a la Reforma por haber traído la Biblia para el centro de la vida de la Iglesia, a la vez que exaltó la espiritualidad de Lutero, al poner su fe en un Dios misericordioso, que justifica por gracia.

En ese mismo sentido el Rev. Dr. Martin Junge, Secretario General de la FLM, dijo: “reconocemos que aún en aquellos períodos de la historia en los que dejamos de hablarnos, Jesús nos seguía hablando”, señalando que la división de la Iglesia es algo sumamente doloroso y triste, usando la misma metáfora que utilizara Pablo, aludiendo a la separación del mismo cuerpo de Cristo. Por otro lado, se preguntó sobre el modo de seguir caminando con la misma esperanza y osadía de quienes soñaron la unidad de la Iglesia: “¿Cómo encaminarnos hacia el futuro de comunión hacia el que Dios nos llama? ¿Podremos acaso sanar para finalmente llegar a ser lo que ya en Cristo somos?” y concluyó indicando que “es necesario compartir la esencia de Jesucristo, que nos llama a permanecer en Él, para que así el mundo crea”.

Un momento muy intenso lo constituyó el espacio en el que fueron leídos los cinco imperativos para el diálogo católico – luterano hacia el futuro y cinco niños se condujeron hacia el altar con pequeñas velas, con las que iban encendiendo las velas grandes del altar, justo al lado de una cruz de colores realizada por un artista de El Salvador. Intensamente aplaudidos, el Papa Francisco y el Obispo Munib Younan, Presidente de la FLM, firmaron la declaración conjunta, luego de un abrazo fraterno que duró varios segundos. Similares momento de emoción y de alegría se vivió en el Estadio Malmö Arena, cuyo cierre estuvo marcado por la bendición del Papa y del Rev. Martín Junge.

Fuente: Red de Comunicaciones – LAC (FLM)