Jueves 10 de octubre

 

¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos:

el primero…

Mateo 21,31

Este diálogo es sólo una parte de una charla de Jesús con los mismos que cuestionaban su autoridad, como leíamos ayer. Les había re-latado una parábola donde se analizaba el comportamiento humano de obediencia o desobediencia de dos hijos a su padre que estaba ejerciendo su autoridad como tal. Y sus interlocutores sabían mucho sobre el tema porque ellos “eran” la autoridad que decía ‘esto sí’ – ‘esto no’. Después de la enseñanza, Jesús los involucra pidiéndoles la opinión. Es la parte que está en el título. La pregunta y la respuesta son lógicas, pero ahí no termina el episodio porque el Señor los acusa de desobedientes, porque ellos dicen y ordenan leyes que ellos mismos son los primeros en desobedecer; es decir, lisa y llanamente, son hipócritas. Porque existe una gran diferencia entre lo que se dice y lo que se hace. Lo importante es cumplir la voluntad del Padre, de Dios.

¡Qué falta nos hace releer esta parábola! Y al fin, preguntarnos: ¿Qué clase de hijo soy? ¿El primero? ¿El segundo? Sería terrible que debiéramos admitir que estamos a punto de perder el reino de Dios (v.29) y ver cómo antes que nosotros entran esos indeseables asocia-les a quienes despreciamos en nuestro interior. Los que discutían el tema de la autoridad con Jesús, se creían con la vida eterna asegurada, pero para el Señor, les faltaba lo más importante: la fe, esa que sí tenían las prostitutas y los publicanos despreciados.

El caso del hijo que se arrepintió y “viró en redondo” dándole una nueva ruta a su vida obedeciendo, es todo un mundo de posibilidades para los que todavía no saben qué hacer con sus errores. La buena noticia es que HOY podemos imitar al hijo que al fin terminó haciendo lo que su padre le pidió.

Señor, te doy gracias por esta segunda oportunidad, ayúdame a no desperdiciarla. Amen.

Alicia S. Gonnet

Mateo 21,28-32