Jueves 17 de agosto

 

El plan de ellos era matarlo por el camino.

Hechos 25,3

Los poderosos siempre tienen planes que los beneficien,

siempre están pergeñando algo que les conceda alguna ventaja,

siempre buscan cómo deshacerse de aquello

que se convierte en un obstáculo a sus ambiciones.

Pablo era una piedra en el zapato,

Pablo les estaba arruinando el negocio,

Pablo derrumbaba con una sólida preparación

su endeble Teología, apenas sostenida

en obligaciones y en pesadas cargas,

en rituales viejos y repetidos,

en palabras vacías de contenido,

en mensajes que demandaban obediencia

a partir del miedo por los posibles castigos divinos.

Pablo era una amenaza al mantenimiento de sus instituciones,

de sus privilegios, de sus normas y reglamentos.

El represor convertido en apóstol de la gracia,

señalaba un horizonte de libertad,

de apertura a nuevas formas de entender y de vivir la fe.

El fariseo devenido discípulo del nuevo camino

anunciaba a un Dios generoso, sensible, cercano,

que perdonaba, que daba nuevas oportunidades,

que abrazaba a judíos y a no judíos,

que ya no era el dios de los méritos y de las imposiciones

sino el Dios de la vida abundante

que rompía los yugos que oprimían.

Y por eso buscaban matarlo.

Que nuestra manera de andar por la vida

no atente contra los rumbos del Reino,

que es un permanente anuncio de un Dios de gracia,

de justicia, de libertad, de plenitud y de nuevas oportunidades.

Gerardo Oberman

Hechos 25,1-12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *