Jueves 22 de noviembre

 

De Sión saldrá la enseñanza del Señor, de Jerusalén vendrá su palabra. El Señor juzgará entre las naciones y decidirá los pleitos de pueblos numerosos. Ellos convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. Ningún pueblo volverá a tomar las armas contra otro ni a recibir instrucción para la guerra.  ¡Vamos, pueblo de Jacob, caminemos a la luz del Señor!

Isaías 2,3-5

DESCARGAR EL AUDIO

¿Un sueño? ¿Una utopía? ¿Tan sólo una ilusión? Nada de eso. Es una promesa.

Es promesa de Dios que hunde sus raíces en la historia de un pueblo y que crece entre las malezas de los malos recuerdos y las incertidumbres que sembraron en el pueblo las amargas experiencias de humillación y maltrato sufridos en el exilio.

Es promesa que va llenándolo todo con el agradable perfume de la esperanza, despertando en el pueblo la pasión por reconstruir su dignidad y su soberanía más allá de todo.

El Señor restaurará la vida de su pueblo. Lo que antes servía para matar, será usado para alimentar. Habrá comida suficiente. El pan estará asegurado, y con ello también la paz. Porque no hay paz si la distribución de los bienes no alcanza para todos.

Esa es la enorme y certera esperanza que alimenta la vida del pueblo, en especial la de aquellos que desde la fe se comprometen cada día en la construcción de un mundo más humano, imagen y semejanza de aquello que Dios quiere.

Que esta esperanza llene tu vida, la mía y la de nuestro pueblo también. ¡Amén!

Por eso hoy tenemos esperanza; por eso es que hoy luchamos con porfía; por eso es que hoy miramos con confianza, el porvenir en esta tierra mía. (Canto y Fe Nº 223)

Leonardo Schindler

Isaías 2,1-5