Jueves 28 de marzo

 

Como David sabía que Saúl lo buscaba para matarlo, se quedó escondido en Hores, en el desierto de Zif.

1 Samuel 23,15

DESCARGAR EL AUDIO

La Biblia cuenta de la lucha de David por el reinado de Israel. Hace guerras, mata muchos de sus adversarios. – David no es, para nada, pacifista.

Esas antiguas historias relatan cómo comenzó la historia del reinado de Israel, – son interesantes como si fueran una novela de acción. Para comprender los relatos de hace más de 2000 años necesitamos la llave para abrir la puerta al texto: para mí David no es el modelo espiritual al que debemos seguir hoy en día. Antes, creo que es importante que no-sotros mismos reflexionemos y juzguemos si se justifican tanta guerra y violencia, aún más si se llevan a cabo en nombre de Dios.

La llave al texto la tenemos en la Biblia misma, en otros relatos que tratan de humildad y amor al prójimo.

Aquí, la Biblia misma lleva adelante un debate interno acerca de violencia y no violencia. Yo creo en el Dios que nos enseña a amar a nuestros enemigos, y a bendecir a quienes nos maldicen.

Para romper el círculo vicioso de la violencia a menudo es prudente retirarse al desierto – para dejar que se vayan esfumando la ira y el odio. Para poder pensar nuevamente con la mente fría. Para ganar dis-tancia y volver a encontrarse con el amor al prójimo. Para que vivamos en paz unos con otros.

Si se cae la esperanza de tu pecho, si se acaba el deseo de luchar,

no te olvides del rostro de tu pueblo

y confía que el Señor te sostendrá. (Canto y Fe Nº 237)

Heike Koch

 

1 Samuel 23,1-18

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *