Jueves 5 de agosto

Elías le dijo a Eliseo: “¿Qué quieres que yo haga por ti? Pídeme lo que quieras antes de que me separe de ti.” Y Eliseo le dijo: “Te ruego que me des una doble porción de tu espíritu.”

2 Reyes 2,9

En el libro de los Hechos de los Apóstoles, capítulo 8, un tal Simón el Mago ofrece a los apóstoles que le “vendan” poder para usar el Espíritu Santo en provecho propio, sea económico o con la intención de brillar ante los demás.

La historia de Eliseo nos relata cómo este profeta, al despedirse de su maestro Elías, pide a éste, le conceda “una doble porción de su espíritu”. Este su deseo se cumplió, pudiendo ayudar a través de muchos milagros a personas que estaban pasando por situaciones difíciles.

Así pudo sanear un manantial cuyas aguas eran malas, porque esterilizaban los cultivos, y provocaban enfermedad y muerte.

Para una mujer pobre multiplicó el aceite de una vasija llenándose varias tinajas, de modo que la mujer pudo pagar deudas y vivir cierto tiempo de la venta del aceite restante. Resucitó al hijo de una mujer sunamita.

Durante una hambruna multiplicó veinte panes que trajo un hombre, a punto que cien hombres comieron y sobró.

Curó de lepra a Naamán, general del ejército del rey de Siria.

A través de tales milagros se notó la presencia del espíritu de Eliseo. El espíritu de Dios a través de sus profetas.

Es el espíritu que Jesús les promete a sus seguidores: “Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!” (Lucas 11,13)

Es el Espíritu Santo que obra a través de los creyentes mediante las acciones de amor y servicio a los demás.

Dieter Kunz 2 Reyes 2,1-18

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *