Los jóvenes de Santa Rosa visitaron un Hogar de Ancianos

 

SANTA ROSA DEL MONDAY / Paraguay | IERPcomunica – Los jóvenes CEV-JI (Cristo es vida – Juventud Ierpina) de las diferentes comunidades de la Congregación Evangélica de Santa Rosa del Monday de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) visitaron este domingo 22 de abril el Hogar de Ancianos San Agustín de Ciudad del Este. Los visitantes realizaron juegos, cantaron y compartieron un devocional con los ancianos. Evaluaron la experiencia de de manera muy positiva y como un modo de descubrir una realidad de la que muchas veces son ajenos, a pesar de estar muy cerca de ella.

“Fue muy bueno haber visitado aquel lugar, porque veíamos en los rostros de la mayoría de esas personas una sonrisa y la alegría por la vida, por más dura que la vida haya sido con ellos… se les nota con la cara llena de esperanza de  un mañana mejor, y siempre la espera de visitas, en las que no tienen otra cosa que ofrecer sino una sonrisa, un abrazo y una buena historia”, detalló Guillerme Pereira respecto de la actividad en la que tuvieron la oportunidad de conocer a varias personas de lugares diferentes y con trayectorias de vida bien diversas; que por un motivo u otro, comparten hoy el espacio del Hogar de Ancianos San Agustín, que funciona desde hace 28 años, siendo el único refugio para personas de la tercera edad de esa zona del Paraguay.

Micaela Weiss, otra de las jóvenes que realizó la visita dijo: “Me pareció una experiencia muy linda e importante, porque hemos podido  ver una parte de la realidad que muchas veces no la vemos cerca nuestro. Los abuelos quedaron muy contentos con nuestra visita y he notado que ellos necesitan de nuestra ayuda. Me quedaron ganas de volver a visitarlos”.

“Yo me sentí muy identificado con un hombre que se parecía mucho a mi abuelo, por lo que me generó mucha cercanía y conversamos bastante”, compartió el joven Leonardo Schroder, que además señaló que “fue un día diferente y que nunca había hecho algo así y lo volvería a hacer con seguridad, porque pude ver que ellos necesitan de personas que los van a visitar, conversar, prestar atención, brindar cariño”. De la misma manera se refirió sobre lo bueno que fue la experiencia “para poder ver un poco de la realidad de la vida y sentir que uno está ayudando al prójimo, haciendo cosas por ellos, fue muy bueno, así como cantar y compartir con ellos”. El Hogar está a cargo de las Hermanas Benedictinas de la Divina Providencia y a pesar de ser la única institución que atiende ancianos en la zona, nunca no recibe ningún apoyo fijo, por lo que valoran los acercamientos que se producen a nivel social, tal como sucedió con los jóvenes de la comunidad de la IERP de Santa Rosa del Monday.

 



this is default footer data