Liturgia del Tercer Domingo de Adviento

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

“Estén preparados, con sus lámparas encendidas. Sean como criados que están esperando a que su amo regrese de una boda para abrirle la puerta tan pronto llegue y toque”. (Lucas 12,35-36)

Oficiante: ¡Vengan y adoremos al Señor…!
Respuesta:
Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era
al principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos.
Amén
Opción 2: (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor nos avergonzamos. Tú quieres venir para estar con nosotros pero nosotros no estamos preparados. Tú te has anunciado pero nosotros no te esperamos. Hemos tenido tan buenas expectativas: este año pretendíamos que el adviento sea realmente distinto y encararlo de manera diferente, pero una vez más los apuros y las corridas de fin de año nos pasaron por encima. Estamos agotados y desganados de celebrar justo ahora que te anuncias con fuerza.
Señor te pedimos que te abras camino hacia nosotros, a través de tanta cosa superflua. Por haber fallado una vez más…

O: ¡Señor, ten piedad…!
R:
Opción 1 (lit. antigua): Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de
nosotros. Dios ten piedad de nosotros
Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

ANUNCIO DEL PERDÓN

Escuchen la respuesta de Dios a aquellos que ansían su presencia y preguntan por El: “Yo los libraré de todas las infidelidades que han cometido y los limpiaré de sus pecados. Ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios”. (Ezequiel 37,23b)

O: Gloria a Dios en las alturas…
R:
Opción 1 (lit. antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad.
Amén. Amén. Amén.
Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.
R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Señor te damos gracias que nos encuentras aún en situaciones en las que no deberíamos estar: En las penas, en las preocupaciones y los miedos, en las frustraciones que no podemos superar en la disconformidad y en tanta cosa pequeña que se aleja del espíritu de libertad que das a tus seguidores.
Señor dinos una vez más que todas estas preocupaciones no tienen valor a la luz de tu presencia. De que nos pertenecemos en comunidad y que somos tuyos. Que nos conoces por nuestro nombre y que tienes intenciones de hacerte presente en nosotros hoy. Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 146,1.6b-10
Isaías 35,1-10
Santiago 5,7-10
Mateo 11,2-11

R:
Opción 1 (lit. antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya!
Opción 2 (ver en): Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:
Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor nuestro Dios, tu lo has dicho una vez más y con nuestro amén
lo hemos recibido con alegría: tú vienes a nuestro mundo y te haces presente en nuestro pensar y actuar en nuestro planear y te haces presente en todas y en cada una de nuestras vidas. Te pedimos por la ayuda necesaria para perseverar en esta convicción y que no nos dispersemos en flojeras y despreocupación. No permitas que orar cantar y escuchar se trasformen en una gran mentira.

Esto te lo pedimos para cada uno de nosotros, para esta que es tu congregación y para toda tu iglesia.

Te pedimos en forma especial por todos aquellos que en estos días están por demás atareados, por los empleados de los comercios y oficinas que deben soportar muchas horas extras a cambio de magros sueldos y presiones. Permite que la navidad para ellos no signifique solo eso, vender y vender. Permite que encuentren los espacios necesarios para prepararse a recibir la Navidad.

Te pedimos por todos los que anuncian tu venida, para los que lo hacen con su boca o con sus manos, en las iglesias, en los hospitales, cárceles, en las calles en las villas, por aquellos que lo hacen allí donde ya no hay esperanzas. Permite que todos podamos hacerlo con alegría y convicción.

Señor no permitas que este adviento pase sin dejar huellas. Muéstranos tu poder. Fortalécenos en mutua atención y alegría. Bendícenos con tu paz.

PADRENUESTRO
Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno