Lunes 3 de junio

 

Solamente esto: procuren que su manera de vivir esté de acuerdo con el evangelio de Cristo.

Filipenses 1,27

DESCARGAR EL AUDIO

Pablo escribe esta carta a los filipenses estando preso por procla-mar el Evangelio. En esa situación recibió la ayuda de la comunidad de Filipos, que él mismo había fundado.

Imagino a Pablo en medio de su incertidumbre por encontrarse privado de su libertad, profundamente convencido de su causa y de la cercanía de Dios. La alegría de recibir ayuda y afecto por parte de los amigos, la imperiosa necesidad de seguir anunciando la Buena Nueva, de dar instrucciones a la comunidad, de transmitir el mensaje.

Pienso que habrá seleccionado cuidadosamente sus palabras. Y transmite un mensaje simple pero fundamental, el secreto anhelado de la vida de la comunidad de fe: Solamente vivir de acuerdo con el Evangelio. Solamente seguir los pasos y el ejemplo de Jesús. Simple-mente amarse los unos a los otros; estar juntos, cuidarse, respetarse, sostenerse mutuamente.

Muchas veces en la vida queremos poseer el secreto de la felicidad. Pensamos que la vida no viene con un manual de instrucciones, que no hay seguridades ni certezas.

Pero lo que Pablo transmite a los primeros cristianos, y por inter-medio de ellos a nosotros, es que la única instrucción, el único camino a la vida plena es seguir los pasos de aquel Jesús que resumió los mandamientos en un único mandato de amor a Dios, al prójimo y a uno mismo.

El Señor abra nuestros corazones para recibir en ellos la verdad del evangelio de Cristo, y que el Espíritu Santo nos dé firmeza y unidad en su defensa y seguimiento.

Deborah Cirigliano

Filipenses 1,27-30