Martes 2 de febrero

Por esto te digo que sus muchos pecados son perdonados, porque amó mucho; pero la persona a quien poco se le perdona, poco amor muestra.

Lucas 7,47

Leo y releo esta cita y me centro siempre en la misma palabra, “perdonar”, y me pregunto: ¿Perdonamos realmente? ¿Sabemos con exactitud qué es perdonar? Busco el significado de esta palabra y su definición dice: “Olvidar la falta que ha cometido otra persona contra ella o contra otras y no guardarle rencor ni castigarla por ello”. Luego de leer esta definición me vuelvo a preguntar: ¿Olvidamos realmente la falta de otros? ¿Realmente no guardamos rencor? ¿Realmente no la castigamos? ¿Realmente no castigamos socialmente?

Saber perdonar es un gesto de grandeza, pero saber perdonar desde el corazón es un gesto de sabiduría. No siempre es fácil y nos lleva a su vez a hacernos muchas preguntas, según cada caso, pero también es cierto que debemos aprender a perdonarnos a nosotros mismos primero y no cargarnos con culpas o reproches por haber confiado en la otra persona.

Si alguien me mintió, me robó, me engañó, y yo confié, debo perdonarme por no haber tomado los recaudos necesarios.

Perdona y perdónate, no porque le des la razón al otro, sino porque guardar rencor y permanecer enojado te roba la paz y la felicidad. La vida continúa, no te detengas a centrar tus pensamientos en el “hubiera”, aférrate a lo que te ayuda a sentirte feliz, mantente en movimiento, físico, mental y espiritual, escucha tu música favorita, ello te ayudará, con el tiempo, a perdonar desde el corazón.

¡Te deseo un muy feliz y bendecido día!

Marianna Würgler

Lucas 7,36-8,3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *